Bizcocho (Pa de pessic)

 

Yo soy de las que desayuna cada día leche y algo para mojar, este algo suele ser un pa de pessic, porque me encanta y un pedazo de pa de pessic espolvoreado con un poco de azúcar glass es un bocado delicioso, ligerísimo, que no lleva nada de grasa.

La traducción literal es pan de pellizco y creo que este nombré debe ser porque no hay quien se resista a darle un pellizco a este bizcocho.;D

Es la base ideal para pasteles.

El más conocido es el Pa de pessic de Vic.

INGREDIENTES

  • 4 huevos medianos a temperatura ambiente
  • 125grs de azúcar
  • 125 grs de harina (yo utilizo 75 grs de trigo y 50 grs de maicena) o ( para recetas sin gluten la misma cantidad de preparado sin gluten del que venden en mercadona)

 

Precalentar el horno a 175 grados.

Enmantequillar y enharinar un molde de 18 cm de diámetro o rectangular . Batir los huevos con el azúcar a una velocidad media-alta hasta conseguir una masa densa y esponjosa de un color claro y que haya aumentado mucho de volumen.

Si utilizamos los dos tipos de harina tamizarlas juntas e incorporarlas cucharada a cucharada a la mezcla anterior con mucho cuidado para evitar que se bajen los huevos.

Poner esta mezcla en el molde preparado e introducirlo en el horno durante 17-25 minutos.

Es importante no abrir el horno durante la cocción, se puede vigilar desde la ventanilla, primero subirá, después se dorará y no estará listo hasta que la superficie se arrugue ligeramente y se separé un poco de las paredes.

 

Podemos utilizar un truco para que no se baje al sacarlo del horno.

Poner una toalla gruesa, doblada varias veces en el suelo delante del horno, extraer el molde, levantarlo a una altura de un metro más o menos y soltarlo para que caiga al suelo sobre la toalla para que no se rompa o abolle el molde. Esto hace que salga de golpe el aire y ya no baja más.

Lo dejamos enfriar unos diez minutos dentro del molde y después lo desmoldamos sobre una rejilla.

  1. Guardado en una lata se conserva unos 2-3 días en perfecto estado.
  2. Si lo espolvoreamos con azúcar glass queda delicioso.
  3. Como veis no necesita levadura, la estructura se mantiene gracias al batido de los huevos.
  4. Un pedazo de pa de pessic con un vaso de leche es una merienda estupenda para los niños (y menos niños) y si lo acompañamos con una tableta de chocolate será muy completa.
  5. Tal como lo he hecho aquí lleva gluten, pero con la mezcla preparada sin gluten que venden en mercadona también queda perfecto, o sea que se abre la veda para los celíacos.

 

Albóndigas con sepia.

Albóndigas con sèpia. Mandonguilles amb sípia.

Esta es una de las muchas recetas de mar i muntanya típicas de la cocina catalana.

Esta receta me la enseñó mi tía Montse y les salen….mmmmm. Y es que yo voy a buscar a las maestras a las que se les da mejor cada plato.

INGREDIENTES (para 6 personas)

  • 400 grs de carne picada de ternera
  • 400 grs de carne picada de cerdo
  • 4 dientes de ajo
  • Perejil
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • 3 cucharadas de pan rallado.
  • 2 huevos
  • Harina
  • 2 patatas medianas (opcional)
  • 1 sepia grande o 2 pequeñas cortadas a trozos de 2×2 cm (aproximadamente)
  • 1 cebolla grande muy picada
  • 2 cucharadas de tomate triturado (puede ser de lata)
  • Aceite virgen extra
  • 1/2 litro de fumet de pescado

Preparar las albóndigas mezclando en un bol: las carnes, los huevos, los ajos y el perejil muy picaditos, el pan rallado, sal y pimienta. Mezclar bien y formar las albóndigas, que pasaremos por harina y freiremos en 8 cucharadas de aceite. Reservar.

En otra paella con un poco de aceite saltearemos la sepia a fuego lento y tapada, que vaya soltando agua.

En el mismo aceite donde hemos frito las albóndigas freiremos un poco las patatas cortadas en dados y pondremos a pochar la cebolla, cuando esté transparente se puede añadir el tomate triturado, cuando esté bien hecho el sofrito se añaden las albóndigas y la sepia.

Lo cubrimos con el fumet de pescado y con el fuego muy bajo y tapado lo dejamos cocer media hora.

  1. Si no tuviéramos fumet de pescado se puede utilizar caldo de pollo o de otro tipo.
  2. A mi no me gusta aprovechar para este plato la salsa de la sepia (esa bolsa marrón) porque queda demasiado fuerte (para mi gusto), aunque en el caso de utilizar un caldo vegetal o agua, por ejemplo si no hay caldo, se puede añadir para que coja más sabor.
  3. Las patatas son opcionales, si lo preparo para congelar no se las pongo, pero si es para el mismo día si, además así cunde más.
  4. Cuando me pongo a ello hago mucha cantidad y lo congelo en recipientes para una y dos raciones, siempre tengo en el congelador y aparte de ser uno de los habituales que me llevo al trabajo, me saca de muchos apuros, además es un plato que se puede preparar para un compromiso con un par de días de antelación sin necesidad de congelarlo y con sólo calentar está delicioso. Eso si, no olvidar el pan para mojar. ;D
  5. Si utilizamos harina de maíz y pan rallado sin gluten para las albóndigas, este plato puede ser consumido por celíacos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Melindros

Los melindros son unos bizcochos pequeños y muy suaves que en Catalunya son muy típicos para mojar en el chocolate a la taza. Cuando paseamos por el Barrio Gótico de Barcelona es difícil resistirse a entrar en una de las granjas centenarias de la calle Petritxol a merendar un suizo (chocolate con nata) con melindros, una tradición que cada vez es más difícil mantener ya que cada día cuesta más encontrar una mesa libre en uno de los puntos mas turísticos de Europa. Supongo que es el peaje que hay que pagar por vivir en esta ciudad tan fantástica.

INGREDIENTES

  • 3 huevos
  • 75 grs de azúcar
  • 75 grs de harina
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 50 grs de azúcar glass para espolvorear
  • Sal

Encender el horno a 180

Batir las claras de los huevos a punto de nieve con un pellizco de sal y reservar.

Batir las yemas con el azúcar hasta que clareen.Tamizar la harina con la levadura y añadir a la mezcla con cuidado.

Incorporar a la mezcla anterior las claras a punto de nieve con movimientos suaves y envolventes para evitar que se bajen.

Rellenar con esta mezcla una manga pastelera con una boquilla lisa de 1 cm de ancho.

Forrar una bandeja de horno con papel de hornear y formar tiras de masa de unos 7 cm de largo dejando 5 cm de espació entre ellas. Espolvorearlas con azúcar glass, esperar que se absorba, espolvorear de nuevo y hornear durante 7 minutos o hasta que se empiecen a dorar ligeramente.

Retirar el papel de hornear de la bandeja y dejarlo enfriar. Forrar la bandeja con otra hoja de papel y repetir la operación.

Esperar que los melindros estén fríos antes de retirarlos del papel con una espátula, con cuidado ya que son frágiles. Se encaran de dos en dos.

  1. Ya veréis que ricos y que ligeros, cuando yo era pequeña, en las panaderías y pastelerías solían venderlos pegados al papel, no los retiraban hasta el momento de envolverlos con cuidado en papel manila. Los domingos de invierno por la mañana mi madre nos mandaba a la pasteleria para comprar nata y melindros mientras preparaba un chocolate para desayunar, seguro que al leer esto mis hermanas tendrán un ataque de nostalgia como me ocurre a mí.
  2. También están buenísimos con nata sola o crema catalana.
  3. Son maravillosos para preparar tiramisú, se puede hacer un melindro de la medida de la base del molde.
  4. No recomiendo guardarlos mucho tiempo porque se endurecen, aunque en una lata se pueden conservar un par de días o quizás alguno más.
  5. La receta es del libro Cocinar es fácil de Montserrat Seguí, aunque he adaptado los tiempos de horneado.
  6. Por supuesto llevan gluten.

Pimiento asado para guarnición

Esta recetita me la pasó una amiga hace muchos años, es una manera distinta de preparar el pebrot escalivat de toda la vida.

INGREDIENTES

  • 3 pimientos rojos
  • 1 cucharadita de pimentón rojo dulce
  • Pimienta blanca molida
  • Sal
  • 3 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen

Se asan los pimientos en el horno a 180 con calor arriba y abajo 20-30 minutos hasta que se les pueda quitar la piel fácilmente.

Se pone aceite a calentar en una sartén a fuego medio, se añaden los pimientos pelados y cortados a tiras, a continuación los dientes de ajo laminados, sal y pimienta blanca, se tapa y se cuece 5 minutos, se retira del fuego y se añade el pimentón, se remueve, se tapa y se vuelve a poner al fuego muy suave 5 minutos más vigilando que no se pegue. Listo.

  1. Es un acompañamiento perfecto para carnes a la brasa o sobre tostadas, una forma distinta de saborear los pimientos asados.
  2. Las cantidades de ajo y condimento dependen sólo de los gustos de cada uno.
  3. El pimentón se añade con la sartén fuera del fuego para evitar que se queme, hay que vigilar
  4. No lleva nada de gluten, bien por los celíacos!

 

 

Tarta de cebolla

Me encanta la tarta de cebolla, es uno de los platos donde utilizo la cebolla caramelizada de la receta anterior, se puede llevar a cualquier parte y es un plato muy socorrido y fácil.

INGREDIENTES

  • 1 lámina de masa quebrada
  • 6 cucharadas soperas colmadas de cebolla caramelizada
  • 200 ml. de crema de leche
  • 200 grs. de queso emmental rallado.
  • 3 huevos
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada

Encender el horno que se vaya calentando a 180 grados.

Entretanto se pone la masa en un molde para quiche, se presionan bien las paredes y se recorta el sobrante teniendo en cuenta que con el calor encogerá, pinchar con un tenedor la base de la tarta.

En un bol mezclar con un batidor de varillas los huevos con la crema de leche, salpimentar y añadir la nuez moscada, añadir las cebollas y el queso emmental y mezclarlo todo bien.

Echamos la mezcla sobre la masa y la ponemos en el horno durante 30-35 minutos.

Cuando la saquemos del horno hay que dejarla reposar y que se enfríe un poco antes de intentar desmoldarla.

Se puede servir caliente, pero no demasiado.

  1. Yo siempre la preparo con masa quebrada fresca preparada del supermercado, pero un día probaré a hacer la masa quebrada en casa y ya pondré la receta.
  2. Si no tenemos cebolla caramelizada preparada, se pueden cortar en juliana 6 cebollas medianas y caramelizarlas en una sartén con un poco de aceite durante una hora.
  3. Se puede guardar bien en el refrigerador y calentarla un poco antes de servirla.
  4. Este plato lleva gluten, no es apto para celíacos