Crema de calabaza con leche de coco

Esta crema de calabaza tiene el toque “exótico” de la leche de coco.

Me gusta la calabaza en todos los formatos posibles, por eso voy buscando distintas combinaciones para comerlas y ésta ha quedado muy buena. Queda muy suave y con ese aroma de coco que la hace distinta.

INGREDIENTES

  • 1 calabaza de 1 1/2 kgs
  • 200 grs de leche de coco
  • 1 cebolla mediana
  • 1/2 l. de caldo de verduras
  • Pimienta recién molida
  • Nuez moscada
  • Aceite

 

Precalentar el horno a 180 C

Abrir la calabaza reservando las pepitas y quitando todos los hilos, partir la cebolla e introducirlos en el horno durante 1/2 hora o hasta que la calabaza esté tierna.

Poner la carne de la calabaza y la cebolla en una olla, cubrir con caldo de verduras y llevar a ebullición, dejar hervir durante 15 minutos.

Triturar hasta conseguir una crema espesa, si es necesario quitar un poco de caldo, añadir la leche de coco, sazonar con pimienta molida y una pizca de nuez moscada y seguir batiendo, rectificar de sal y especias.

Servir con las pepitas fritas con un poco de aceite (ojo que saltan) y picatostes.

  1. Si preferís podéis cortar la calabaza en dados y hervirla directamente 40 minutos en lugar de sacarla en el horno.
  2. No le pongo sal porque se supone que el caldo ya lleva. Sólo rectifico al final por si acaso.
  3. En este caso he usado el caldo en cúbitos, va muy bien.
  4. No lleva gluten, pero comprobarlo bien si usáis el caldo en cúbitos y mirar bien la lata de leche de coco.

 

Buñuelos de viento 1

Hace ya muchos años mi querida amiga Rosa nos dejó, me quedaron muchas cosas de ella, sobretodo recuerdos, pero algo que me dió y rescato cada año por Cuaresma es la receta de los buñuelos de viento, siempre le salían muy buenos y cuando me la trajo no sólo me trajo una, sino cinco versiones distintas de esta estupenda receta.

Hoy pongo una de sus recetas, la más sencilla, nunca las he hecho todas, y esta es la que más he repetido, salen unos buñuelos deliciosos.

Tengo la intención de poner las cinco recetas, pero para leer las siguientes habrá que esperar a las próximas cinco cuaresmas.;P

Ya se, ya se, no es justo, pero entendedlo, quiero probar tantas recetas! No me voy a poner ahora a hacer un millón de buñuelos, además que iba a poner en las siguientes cuaresmas?

Tengamos un poco de paciencia y todo llegará, ahora voy a la receta que os he prometido.

INGREDIENTES

  • 1 vaso de harina
  • 1 vaso de agua
  • 3 cucharaditas de azúcar
  • Una pizca de sal
  • La ralladura de 1 limón
  • 3 huevos
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1/2 cucharadita de levadura en polvo
  • Aceite de oliva

Poner en un cazo el agua, la mantequilla, el azúcar, la sal y la ralladura de limón.

Lo acercamos al fuego, y cuando rompa a hervir , retirar y echar la harina con la levadura de golpe, removiendo mucho y muy rápido, dejamos enfriar.

Añadir un huevo entero, seguir moviendo y añadir las otras dos yemas, mover y por último incorporar las claras a punto de nieve.

Dejar reposar la masa un rato.

Poner abundante aceite de oliva en una sartén honda, no tiene que estar muy caliente.

Con una cucharita ir formando bolitas del tamaño un poco mayor que el de una avellana y freirlas, con el fuego suave, se inflan mucho.

Una vez fritas, espolvorearlas con azúcar.

  1. Se pueden abrir con unas tijeras, dándole un cortecito, y rellenarlas de nata, crema o crema de chocolate, con una manga pastelera.
  2. Si los freímos lentamente les damos tiempo a hincharse y se mantienen mejor.
  3. No esperéis para rebozarlos en azúcar, cuando aún están calientes y mojados de aceite, el azúcar se pega mejor.
  4. Lleva gluten, no es apto para celíacos.

Gràcies Rosa, cada cop que faig aquests bunyols me'n recordo de les llargues converses que teníem, i del dia que em vas portar les cinc receptes. No hi puc pensar sense que em vingui un somriure als llavis, ho passàvem molt bé i ja veus que encara ho passo be gaudint dels teus bunyols. T'hagues agradat molt el bloc, ho sé.

 

Galletas de aceitunas y queso

Mi hermana Marta tiene un puesto de aceitunas y conservas en el Mercado de Sant Antoni, en Barcelona, antes que ella lo llevaron mis padres, y antes aún mis abuelos, por eso es bastante correcto si digo que me he criado entre aceitunas, y hay que reconocer que también me he criado a base de aceitunas, que me encantan, aunque hay que tener en cuenta que las que vende nuestra familia son las mejores del mundo mundial 😀

Paradojas de la vida, a cuanta gente conocemos a quienes no les gusten las aceitunas? Yo solo una, mi marido!!!! Siempre dice: para una cosa que me saldría gratis…pero bueno, ya se aprovecha de todo lo demás que vende mi hermana (las anchoas le encantan;D). Por cierto, un día pondré un post donde explicaré como se lavan y preparan las anchoas, que he escuchado cada barbaridad que creo que bien se lo merece.

El caso es que mi régimen de aceitunas sufrió un cambio muy brusco cuando me casé, a pesar de seguir trayendo y comiéndolas no era lo mismo, y todas las recetas que llevan aceitunas en casa no entraban, menos mal que a mi hijo también le encantan y los dos nos poníamos las botas.

Esta vez he querido hacer esta receta por puro placer, hace un par de días le preparé las magdalenas para él, estas galletas son para mi, y bueno, para todos los que quieran, pero sobretodo para mi, jajaja…

Como aperitivo, con un vinito o una cerveza, incluso con coca cola, que vicio más rico.

INGREDIENTES

  • 125 grs de harina de trigo
  • 125 grs de almidón de maíz
  • 80 grs de aceitunas negras de Aragón picadas
  • 180 grs de queso seco rallado
  • 1 huevo
  • 60 grs de mantequilla
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 ramita de romero fresca
  • 1 pizca de tomillo
  • 1 pizca de sal

Mezclamos las harinas con el queso rallado y la sal, que queden bien integradas, añadimos el huevo, la mantequilla, las aceitunas, el aceite, la ramita de romero picada y un poco de tomillo.

Mezclamos bien, quedará una masa bastante seca, formamos un rulo con ella, la envolvemos en film y la dejamos en la nevera al menos 30 minutos.

Precalentamos el horno a 180 C

Sacamos el rulo de la nevera, quitamos el film y lo cortamos en rodajas de 1 cm de ancho. Los distribuimos sobre un papel de horno y horneamos durante 15-20 minutos.

Las dejamos enfriar y si queremos las podemos guardar unos días en una lata de galletas en un lugar fresco y seco.

  1. Estas galletas pueden ser un aperitivo muy apetitoso y son muy fáciles de hacer.
  2. Yo utilicé parmesano rallado, pero han de quedar bien con cualquier queso que sea seco y un poco fuerte de sabor, a gusto de cada uno. La próxima vez probaré con un manchego viejo.
  3. En casa tengo un prensador de ajos que incorpora un deshuesador, sirve para cerezas y aceitunas y va muy bien para quitar el hueso a las aceitunas antes de picarlas.
  4. Llevan gluten, los celíacos no pueden comerlas.

 

Magdalenas

Anoche al llegar a casa un poco tarde, en vez de cenar mi marido decidió prepararse un tazón de leche con colacao y “algo para mojar”, encontró galletas y me preguntó : no hay magdalenas?

Pues ahora mismo no, pero las preparo enseguida!

Dicho y hecho, no llegué a tiempo para ese momento, que ya estaba con el tazón en la mano, pero antes de ir a dormir ya estaban preparadas y esta mañana se las ha encontrado para desayunar 😀

Esta receta la he sacado del blog de Dolorss magdalenas con barretina, también suelo hacer otras recetas de magdalenas pero esta sale muy bien.

INGREDIENTES

  • 350 grs de harina
  • 250 grs de azúcar
  • 3 huevos
  • La piel de un limón rallada.
  • 250 grs de aceite de girasol
  • Medio vaso de leche
  • 1 sobre de levadura Royal
  • Una pizca de sal

Todos los ingredientes a temperatura ambiente.

Preparar las cápsulas poniéndolas dentro de moldes para muffins o magdalenas, así evitamos que la cápsula se abra demasiado y sube más.

Precalentar el horno a 180 C

Tamizar la harina con la levadura y la sal, mezclar la ralladura de limón.

Mezclar el azúcar con los huevos y batir hasta conseguir una crema pálida y esponjosa.

Añadir el aceite y batir, a continuación la leche y batir.

Añadir la harina mezclando lo justo para que se integre.

Llenar las cápsulas 2/3 , espolvorear con un poco de azúcar por encima e introducirlas en el horno durante 15-20 minutos.

  1. Se puede utilizar mantequilla derretida en lugar de aceite.
  2. Dolorss utiliza canela, pero a mi me gusta más con ralladura de limón.
  3. La cantidad depende del tamaño de las cápsulas, éstas eran bastante grandes y salieron 22.
  4. Lleva gluten, prohibido a los celíacos.

Verdura (judías y zanahorias)

En la verdulería he encontrado unas judías que ya probé el año pasado y que se llaman facciosas. Me llamaron la atención la primera vez que las vi por su color morado, en la forma se parecen a la perona, y una vez cocidas también en el color y el sabor aunque hay que hervirlas unos minutos más, pero son más económicas que éstas. Estas judías me las ofreció por primera vez mi frutero de confianza, y he de agradecerle el descubrimiento.

La cesta de la compra está subiendo a toda máquina, pero especialmente la de la fruta y la verdura, si cuando pagábamos en pesetas me llegan a decir lo que me cuesta hoy un kilo de tomates, o de mandarinas, por ejemplo, no me lo hubiera creído. Han proliferado por toda la ciudad una serie de tiendas de fruta que la venden más económica, pero la verdad es que la calidad no tiene nada que ver, mi tienda de toda la vida también trae género más económico, pero claro, de otra calidad.

Creo que es muy importante hacer compra de proximidad, es decir, compro fruta y verdura de temporada, producida lo más cerca posible, no sólo es más económica, sino mucho más sabrosa. No veo la necesidad de comer fresas en Navidad, ni frutos exóticos a menudo, como si fuera fruta de la que tenemos aquí, que por cierto ya que tenemos la suerte de vivir en una tierra donde disfrutamos de una variedad estupenda de vegetales, podemos encontrar cada temporada las frutas y verduras más frescas y no tenemos ni que pagar por algo que viene de la otra punta del mundo, ni comer género que han recolectado verde y madura en cámaras frigoríficas y no sabe a nada, aparte de costar más caro, por supuesto.

De este modo, escogiendo muy bien que frutas y verduras consumimos cada día compagino la calidad con la economía, esta claro que no me puedo permitir muchos lujos, pero si me informo bien de lo que tenemos cada temporada como mejor y más ecológico. Mi frutero me dice que es lo que más conviene a mi cesta cada día, además conoce mis gustos, por eso creo que hemos de proteger especialmente las tiendas de nuestro barrio, entre otras razones que no cuento hoy, que ya he hecho un mitín de aúpa.

Ahora os dejo con la recetilla, que ya era hora de poner un post hipocalórico.

INGREDIENTES

  • 1/2 kg de judías facciosas
  • 1 manojo de zanahorias
  • Sal

Ponemos a hervir una olla con agua y sal (más bien poca).

Lavamos bien las judías y las zanahorias, las zanahorias si son bastante tiernas la podemos fregar un poco bajo el chorro de agua con un cepillo y no hará falta pelarlas.

Cortamos las puntas de las judías y las cortamos a lo largo y a trozos de dos dedos de largo más o menos.

Cortamos la zanahorias a rodajas.

Introducimos las verduras en la olla cuando el agua esté hirviendo, tapamos y las dejamos unos 15-20 minutos, probamos si están hechas, escurrimos y ya podemos servir con un hilo de aceite de oliva virgen.

  1. Se puede hacer en la olla rápida, entonces sólo han de hervir 5 minutos.
  2. La cantidad de agua salada que pongo es muy poca, la justa para que cubra las verduras, además podemos aprovechar para hervir unos huevos en la misma olla, que casan muy bien con el plato.
  3. El agua de hervir las verduras se puede utilizar como un caldo para otros guisos.
  4. No me gusta dejarlo hervir demasiado, así queda al dente, aunque esto va a gustos.
  5. Si no lo comemos todo en el día, se puede saltear en una paella con un poco de aceite y un ajo laminado. No suelo poner patata porque muchas veces me lo llevo en el tupper, y no me gusta como se recalienta la patata.
  6. No lleva gluten, pero si un montón de vitaminas.

 

Bizcocho de mandarina

Sigo buscando usos al almíbar resultante de confitar las mandarinas, he hecho la prueba con este bizcocho, después de dos pruebas esta ha salido estupenda, así que ahí os la dejo.

INGREDIENTES

  • 1 yogur natural
  • 250 grs de harina
  • 1 1/2 cucharaditas de levadura
  • Una pizca de sal
  • 50 ml de aceite
  • 80 grs de azúcar
  • 2 huevos
  • 2 yemas
  • 8 rodajas de mandarina confitada
  • 150 grs de almíbar de mandarina
  • 50 grs de perlas de chocolate negro

Precalentar el horno a 180 C

Engrasar y enharinar un molde alargado.

Cortar 4 rodajas de mandarina en trocitos pequeños, ponerla en un bol junto a los huevos, las yemas y el azúcar. Batir hasta que aumente y se convierta en una crema pálida y espesa. Añadir 100 grs de almíbar, el aceite y el yogur, y volver a batir.

Añadir la harina tamizada con la levadura y la sal, batir para que se integre.

Añadir las perlas de chocolate, mezclarlas con una espátula y echarlo en el molde.

Introducirlo en el horno durante 35-40 minutos o hasta que al pincharlo con una aguja esta salga limpia.

Calentar el almíbar restante en el microondas para que esté muy líquido.

Sacar el pastel e inmediatamente pincharlo con un palillo y regarlo con el almíbar, colocar las 4 rodajas restantes por encima y volver a poner en el horno 5 minutos.

Sacarlo del horno, dejarlo 10 minutos en el molde, después dejarlo enfriar sobre una rejilla.

  1. Podemos realzar el sabor del almíbar si lo calentamos en un cazo con un poco de zumo de mandarina, aunque para a añadirlo a la mezcla hay que dejarlo enfriar.
  2. Lleva gluten.