Membrillo

En esta época del año encontramos en la frutería el membrillo, es un fruto amargo y áspero que preparado en forma de confitura es delicioso.

Acompañado de queso, mató o simplemente de pan es una merienda estupenda, también se puede usar en la elaboración de otros platos, sobretodo de canapés y bocaditos donde mezclamos lo dulce con lo salado, así es como me gusta a mí.

Existen muchas recetas para la elaboración de este dulce, pero yo he utilizado la que me dio mi frutera hace muchos años, aunque esta vez he hecho una pequeña variación aprovechando que mi compañera de fatigas me trajo un vino dulce de sus vacaciones, he añadido un poco de este vino y le da un toque especial que me ha gustado mucho.

INGREDIENTES

  • 2 kg de membrillos
  • 750 grs de azúcar
  • Un chorrito de vino dulce (puede ser moscatel)
  • Un limón (la piel y el zumo)

Limpiar bien los membrillos frotándolos con un cepillo.
En una cazuela grande poner los membrillos con el zumo y la piel del limón, cubrir con agua fría y llevar a ebullición, dejar hervir a fuego suave hasta que estén un poco blandos pero no desechos, retirar los membrillos y dejar enfriar.

Pelar los membrillos con un pelador procurando quitar sólo la piel, ya que la carne exterior es la más fina.

Cortar a trozos la carne del membrillo poniéndola en un bol, evitando la parte central más dura.

Pasar la carne obtenida por un pasapurés lo más fino posible y pesarla.

Poner el puré en una cazuela con azúcar y el chorrito de vino y mezclar bien. La cantidad de azúcar es de 600 grs por cada kg de puré de membrillo obtenido.

Calentar a fuego suave, dejar hervir lentamente, removiendo a menudo con una cuchara de madera para evitar que se pegue, hasta que la cuchara deje unos surcos gruesos en la mezcla.

Es el momento de poner una pequeña porción sobre un plato, si al enfriarse vemos que tiene la consistencia que queremos que tenga el membrillo es que ya esta listo, si vemos que todavía parece una mermelada espesa es que todavía le falta un poco.

Cuando ya esta listo lo ponemos en moldes o tarros procurando que no queden burbujas de aire por debajo y aplanando por encima, donde los dejamos enfriar.

  1. Mientras el membrillo este hirviendo hay que tener en cuenta que salpica mucho y quema, por eso es necesario que nos protejamos bien las manos, los brazos, incluso la cara, vigilemos no acercarnos demasiado, puede salpicar bastante alto, incluso podemos poner papel de aluminio o de periódico alrededor, para evitar limpiar las salpicaduras que es bastante engorroso.
  2. Suelo dejar un plato en el frigorífico para que al hacer la prueba del espesor vaya más deprisa.
  3. Se puede poner en tuppers pequeños o grandes, si son grandes se puede desmoldar después y cortar en trozos si queremos repartirlo o congelarlo aunque se guarda bien bastante tiempo en un lugar fresco y seco o en la nevera. Yo guardo los recipiente de philadelphia y de otros productos, los lavo y me van de perlas para poner el membrillo, la medida es perfecta y tienen tapa, además siempre apetece reciclar.
  4. Lo de que no queden burbujas de aire debajo lo pongo porque si no vais con cuidado os puede quedar como a mí, que como podéis ver en la foto fuí rapidillo y ya veis como quedó. ;(
  5. Yo desecho la parte central del membrillo porque parte de ser más dura tiene el grano más grueso y el membrillo no queda tan suave.
  6. No tiene naaada de gluten.

 

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “Membrillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s