Tarta de ruibarbo y fresas

Acabo de volver de Alemania, donde he estado visitando a mi hijo, mi nuera y al niño más guapo del mundo, mi nieto que cumplía un año. No quería perderme una ocasión tan especial y en esta ocasión podía ir, no se si podré en un futuro y hay que aprovechar, o sea que os podeis imaginar a los abuelos con una gran sonrisa corriendo a coger un avión y a soplar la velita.

Me encanta visitar a esa pequeña familia que vive tan lejos y sentimos tan cerca, viven en una ciudad encantadora del oeste de Alemania y ha sido precisamente en una parada de frutas y verduras del mercado de esa ciudad donde encontré el ruibarbo.

Es algo que no había visto nunca, parece apio pero de un color rosa casi rojo, aunque lo he leido en muchas recetas en Inglaterra y Estados Unidos, por lo que no me lo pensé y compré un kilo para llevármelo, preguntamos a nuestros amigos alemanes y saqué bastante información: sólo se comen los tallos, las hojas son tóxicas, no se suele encontrar en los mercados porque crece salvaje en los márgenes de los ríos y en los jardines particulares, en alemán los llaman rebaba, (ejjj), su sabor es cítrico y lo suelen combinar con fresones porque maduran en la misma época, y por lo que he comprobado es una combinación estupenda, lo malo es que nuestros amigos nunca lo han cocinado.

Me he sumergido en la montaña de recetas anglosajonas que hablan del ruibarbo en internet y por fin he decidido preparar mermelada de ruibarbo y fresones DELICIOSA (pondré la receta en breve) y tarta de ruibarbo y fresas.

Decidí empezar por la mermelada de ruibarbo y fresas para experimentar con las cantidades de azúcar y de frutas, porque la verdad, no hay quien saque una receta decente en esa maraña de recetas, no hay dos iguales, pero es que ni siquiera se parecen, unas dicen que ponga 50 grs de azúcar, otras que un kilo, y todo con la misma cantidad de ruibarbo, he sacado un poco de aquí, otro de allá, y he conseguido una mermelada perfecta y una tarta muy decente aunque mejorable.

Voy a contar la receta de la tarta tal y como la he hecho y después en los comentarios ya os explicaré como creo que se puede mejorar.

INGREDIENTES

Masa quebrada

  • 350 grs de harina
  • 60 grs de azúcar glass
  • 225 grs de mantequilla fría
  • 1 pizca de sal
  • 3 cucharadas de agua fría
  • 1 huevo batido para pintar

Relleno

  • 500 grs de ruibarbo
  • 500 grs de fresones
  • 100 grs de azúcar blanco
  • 50 grs de azúcar moreno
  • 1 limón
  • 3 cucharadas de maicena

Poner la harina junto al azúcar glass y la pizca de sal en un bol y mezclar, añadir la mantequilla cortada en cubitos y trabajar con la pala de la batidora hasta conseguir una mezcla arenosa, añadir el agua bien fría y trabajar hasta que quede integrada, enharinar una superficie y hacer una bola con la masa, cubrirla con un film y refrigerar al menos 1/2 hora.

Preparar un molde de tarta enmantequillandolo y cubriendo la base con un círculo de papel de hornear.

Extender la masa sobre otro papel de hornear en una capa de 3-4 mm y refrigerar de nuevo.

Forrar el molde preparado con la masa y la ayuda del papel, dejando que cuelgue por los lados, pinchar con un tenedor la base de la tarta, recortar el sobrante y con los recortes formar otra bola, refrigerar todo de nuevo.

Precalentar el horno a 200 grados, calor abajo y aire.

Limpiar los fresones y cortarlos en trozos medianos, limpiar el ruibarbo raspándolo y quitando los hilos como si fuera un apio, cortarlo en rodajitas de 1/2 cm, ponerlo todo en un bol con el zumo del limón y el azúcar, revólver sin estropear los fresones y añadir la maicena, mezclar y echar en el molde forrado con la masa quebrada.

Extender la masa que había quedado y cortar tiras de 2 cm de ancho, cubrir las frutas tejiendo un entramado con las tiras de masa y cerrar los bordes sobre la cobertura, pintarla con huevo batido e introducirla en el horno.

Al cabo de 20 minutos bajar la temperatura a 160 grados durante 35 minutos.

Sacarlo y dejarlo enfriar en el molde, después lo podemos guardar unas horas en la nevera.

Ha quedado muy buena, de hecho me encanta el ruibarbo, voy a tener que conseguir más!

  1. Estas son la a mejoras que yo haría:
  2. Pondría otra cucharada de maicena
  3. El horno seguirá estas pautas, 20 minutos a 200 grados, 20 minutos a 180 grados y 20 minutos a 160 grados.
  4. El relleno ha desbordado durante la cocción, por lo que procuraré que quede un buen reborde al cerrarlo.
  5. El molde que usé es de 28 cm.
  6. Lleva gluten.

Con esta receta me gustaría participar en el concurso de cocina internacional del blog Bocados Divinos.

 

 

 

Anuncios

7 pensamientos en “Tarta de ruibarbo y fresas

  1. Estupenda receta… y preciosa historia. El “pequeño tigre” ya tiene un añito! Es duro tener a tu gente lejos, pero seguro que todo mejorará y podrán volver. Siempre te reconfortará saber que están bien. Un abrazo enorme y no dejes de deleitarnos con tus recetas!

  2. Una tarta perfecta; me encanta este toque de postre clásico que has logrado.
    Nunca he podido conseguir ruibarbo, pero si cayese alguna vez en mis manos estoy segura de que una de estas tartas sería lo primero que hiciese 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s