Vichyssoise

Esta vez os voy a presentar un receta de vichyssoise un poco más light de lo que suele ser, para ello he sustituido la crema de leche por leche evaporada que sólo tiene un 6% MG, el resultado es parecido y vale la pena si no queremos añadir más calorías a la dieta.

INGREDIENTES

  • 8 puerros
  • 2 patatas
  • 1 cebolla
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1/2 litro de caldo vegetal o agua (no hará falta todo)
  • Sal y pimienta
  • 150 ml de leche evaporada
  • 150 ml de leche semi desnatada
  • Virutas de jamón ibérico

Limpiar y cortar la parte blanca de los puerros, las patatas y la cebolla en trozos más bien pequeños, rehogar unos minutos en una cazuela(yo he utilizado un wok) con la mantequilla y el aceite, al cabo de unos 6-7 minutos cubrir la verdura con el caldo o el agua, tapar y dejar hervir unos 20-25 minutos a fuego muy lento, removiendo de vez en cuando.

Si es necesario podemos añadir un poco más de líquido para evitar que se queme.

Si hemos utilizado agua sazonamos.

Cuando este cocida la verdura dejamos que se atempere un poco, la trituramos muy finamente y la pasamos por el chino.

Mezclamos con la leche evaporada y con la leche semi desnatada, rectificamos de sal y pimienta y reservamos en el frigorífico.

Esta sopa se consume fría, con unas virutas de jamón ibérico como tropezones.

  1. Yo utilizo caldo de verduras de cubito y me va muy bien.
  2. La cantidad de leche, de los dos tipos, es al gusto de cada uno, esta es la proporción que nos gusta en casa.
  3. La vichyssoise es una crema que se toma muy fría, pero si queremos la podemos tomar caliente con unos picatostes, también nos gusta mucho.
  4. No lleva gluten, es apta para celíacos.

 

Muselina de fresas

El reto de Tia Alia de este mes nos trae dos recetas como siempre, y si el mes pasado me decanté por la salada este mes lo he hecho por la dulce.

Es un receta súper sencilla hecha con mi ingrediente preferido (las fresas) y la verdad es que apenas he hecho variaciones a la receta original.

INGREDIENTES

  • 300 grs de fresones más unos más para decorar.
  • 150 grs de azúcar
  • 50 ml de agua
  • 400 ml de crema de leche 33%MG

Calentar el azúcar con el agua has ta obtener un almíbar, dejar templar.

Montar la nata.

Triturar los fresones en el vaso de la batidora, añadir el almíbar y pasarlo todo por un colador bastante fino.

Añadir los fresones triturados a la nata en varias veces mezclando con cuidado para que quede bien incorporado.

Echar en unos moldes, yo he utilizado unas tacitas de plástico desechables donde se pueden servir directamente.

Poner en el congelador hasta que lo vayamos a servir, es mejor sacarlo una media hora antes para que no esté tan duro, colocar un fresón o medio encima y servir.

  1. Yo he dejado macerar los fresones con los que he decorado las tacitas partidos por la mitad con un poco de azúcar y limón.
  2. No lleva gluten.

 

Jalea de membrillo

Muchos de nosotros tenemos una libreta donde aparte de apuntar las recetas que hemos ido recopilando, hemos ido añadiendo recortes y hojas que nos han dado de recetas de todo tipo y todas las procedencias, (de hecho voy a la busca y captura de la libreta de mi abuela, la palabra correcta es que ansío leerla entera), el caso es que en la hoja donde tengo apuntada la receta de la confitura de membrillo había otra receta de la que ni me acordaba, (creo que ni siquiera la había leído) esa es la receta de la jalea de membrillo.

No se me habría ocurrido nunca aprovechar el agua de hervir los membrillos al hacer confitura de membrillo o el allioli de codony para elaborar una jalea, pero la última vez que preparé las dos recetas, la misma tarde hice las dos cosas y decidí utilizar el agua y probar a hacer esta jalea.

Primero herví los membrillos y la manzana para preparar el allioli y después añadí más agua y herví los membrillos para la confitura, tras pelar y descorazonar los membrillos volví a poner las pieles y los trozos descartados en el agua y le di otro hervor. La receta no decía nada de todo esto pero les quise sacar el máximo partido.

INGREDIENTES

  • 1 1/2 litros de agua donde hemos hervido 2 1/2 kg de membrillos con piel, un limón y una manzana
  • 750 grs de azúcar blanco

 

Colamos el agua en un colador muy fino (yo utilicé uno de esos de tela de los que se usaban para colar el café) y lo ponemos en una olla junto con el azúcar.

Llevamos a ebullición y bajamos el fuego, dejamos hervir con calor suave, revolviendo de vez en cuando hasta que el almíbar comience a espesar. Se habrá vuelto de color rojo oscuro.

Echar en frascos esterilizados, tapar y dar la vuelta hasta que recuperen la temperatura ambiente. Volver a dar la vuelta y guardar hasta que los utilicemos.

  1. Si al volver a poner los botes derechos vemos que la jalea no va cuajando podemos volver a calentar con un poco de pectina para que coja la textura de jalea.
  2. No lleva gluten.

 

Pan de payés

 

No suelo hacer pan muy a menudo, podría deciros que es por falta de tiempo, pero sobre todo es porque quiero hacer otras muchas cosas en la cocina y con el horno y eso si me ocupa.

A veces he encontrado blogs que están muy especializados en las formas de hacer pan, incluso recomiendan un montón de gadgets para ello, desde unas piedras especiales para el horno hasta unos cestos donde dejar levar la masa y muchas cosas más. Yo no soy tan ambiciosa, me conformo haciendo el pan con lo que tengo en casa, a veces he hecho pan con distintos ingredientes, pero no utilizo ninguna clase de herramienta especial.

Cuando he hecho pan a lo largo de los años, no siempre me ha salido bien, con el tiempo he conseguido un pan que yo encuentro muy aceptable y a mi marido le parece magnífico, de hecho está encantado cada vez que lo hago.

Me tiro una temporada larga sin hacerlo y de repente, me coge una urgencia terrible y tengo que preparar pan, me pongo a preparar la masa madre, más de la necesaria normalmente, o sea que a veces hago un brioix o una coca con la que sobra, y al día siguiente estoy deseando llegar a casa y ponerme a amasar, no se, debe de ser algo ancestral esta necesidad casi primitiva de hacer pan, el caso es que aquí os dejo la receta que utilizo, aunque falta un ingrediente muy importante y su falta hizo que a veces no me quedara el pan tan bien como podría haber quedado: La Paciencia.

Este ingrediente, junto con el cariño son imprescindibles para hacer un buen pan y sobre todo, para disfrutar haciéndolo, ya que es la razón principal por la que haremos nuestro propio pan.

INGREDIENTES

Masa madre

  • 150 grs de harina de fuerza
  • 150 ml de agua
  • 10 grs de levadura fresca

Pan

  • 250 grs de harina
  • 100 ml de agua
  • 15 grs de levadura fresca
  • 6 grs de sal

El día anterior preparamos la masa madre, para lo que mezclamos los ingredientes a temperatura ambiente en un bol, lo tapamos con papel film y lo dejamos reposar 20-24 horas en un lugar donde no le de demasiada luz ni cambios de temperatura.

Al día siguiente preparamos el pan, mezclamos en un bol los ingredientes y los mezclamos un poco, añadimos la masa madre y lo mezclamos bien, amasamos durante 5 minutos y lo dejamos reposar 15 minutos, volvemos a amasar cinco minutos más estirando la masa y formando una bola, al final formamos una bola metiendo todas las puntas abajo y lo dejamos reposar 15 minutos más, repetimos la operación hasta llegar a 4 amasados.

Lo ponemos en un bol cubierto con un paño húmedo y lo dejamos fermentar en un lugar cálido durante más o menos 1 hora.

Al cabo de este tiempo sacamos la masa del bol y la volvemos a amasar más ligeramente, esta vez haremos el pan metiendo todas las esquinas debajo y formando una bola alargada que dejaremos reposar sobre la bandeja que irá al horno y lo dejamos levar otra hora.

Precalentamos el horno a 250 grados

Cuando el pan ha aumentado le hacemos un corte a lo largo con una hoja de afeitar (yo he usado un corta pizzas) y lo introducimos en el horno. Hemos de procurar que en el horno haya humedad, se puede pulverizar agua o utilizar el truco que explico abajo.

Al cabo de 5 minutos bajar la temperatura a 220 grados y hornear 25 minutos más.

  1. Si hace mucho calor el tiempo de reposo ha de ser menor o buscar un lugar fresco.
  2. No es que haya quedado muy bonito pero estaba muy bueno.
  3. La masa madre la he hecho cuando todavía refrescaba y la dejé fermentar dentro de un armario de la cocina.
  4. Hay quien tiene piedras refractarias especiales para el horno, yo no, utilicé una lámina de silicona que puse sobre la rejilla del horno.
  5. Para conseguir humedad dentro del horno puse un recipiente en el fondo lleno de agua, así se fue evaporando durante la cocción.
  6. Este pan aguanta tierno varios días dependiendo de la humedad del ambiente, yo lo guardo en una bolsa de tela y suele durar unos 4 días.
  7. Lleva gluten.

 

Smoothie de fresas y plátano

 

Otra receta con fresas! Es que me encantan, y esta con plátano es una forma súper sana y apetecible de tomar fruta y refrescarte. Para una merienda, un tentempié, un desayuno…. Fresquito es delicioso.

INGREDIENTES

  • 1/2 kg de fresones
  • 2 plátanos maduros
  • 1 vasito de vino de leche muy fría
  • 2 cucharadas de azúcar

Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y trituramos hasta que esté todo integrado, lo dejamos en el frigo bien tapado hasta que esté muy frío. Servimos en vasos con una pajita.

  1. Con estas cantidades sale algo más de 1 litro de smoothie.
  2. Se puede guardar un día en la nevera.
  3. Se puede sustituir el azúcar por edulcorante, e incluso yo os propongo probarlo antes de añadirlo, si la fruta es lo bastante dulce quizás no sea necesario.
  4. Se puede sustituir la leche por yoghurt o naranjada.
  5. No lleva nada de gluten.

 

Risotto de gorgonzola y peras

 

Hace tiempo descubrí en un restaurante un plato de pasta que desde entonces es uno de mis favoritos, fazzoletti ripieno de pera con salsa de gorgonzola y nueces, entonces cuando por fin me he decidido a hacer un rissotto, (por primera vez) y buscando distintas recetas tropecé con ésta del blog No se le puede llamar cocina, y naturalmente, tenía que probarla.

La verdad es que es la primera vez que preparo un rissotto y nos ha encantado, el arroz nos gusta mucho, pero siempre lo hemos preparado de las otras miles de formas que hay, ahora tengo una forma más de hacerlo y he de decir que la repetiremos a menudo.

INGREDIENTES

  • 300 grs de arroz tipo bomba
  • 100 grs de gorgonzola dolce
  • 60 grs de mascarpone
  • 1 cebolla grande
  • 1/2 vaso de vino de vino blanco
  • 40 grs de parmesano rallado
  • 2 peras conference
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 cucharadita de aceite
  • 4 nueces
  • 1 litro de caldo vegetal (yo lo he utilizado de pastillas)

Cortar la cebolla en trozos pequeños.

Pelar las peras y córtalas en daditos.

En un cazo, poner a calentar el caldo vegetal.

Calentar la mantequilla junto con el aceite en una sartén honda o una cacerola, con el fuego suave echar la cebolla y sofreír hasta que transparente, echar las peras y saltarlas un minuto, echar el arroz y revólver con una cuchara de madera durante 3-4 minutos para que se empape bien del sabor.

Echar el vino y remover hasta que se evapore.

Echar un cucharón de caldo muy caliente sobre el arroz y remover hasta que se haya absorbido, entonces echar otro cucharón, seguir así hasta que se haya consumido todo el caldo o el arroz esté al dente (18minutos) echar el queso gorgonzola cortado en dados y seguir removiendo hasta que se haya derretido por completo, retirar del fuego, echar el mascarpone y el parmesano, mezclar bien, probar para ver si hay que rectificar de sal o pimienta, dejar reposar unos 5 minutos.

Al servir se pueden añadir unas nueces peladas como decoración.

  1. La gracia del rissotto es que el arroz suelte su almidón lentamente, así conseguimos esa textura cremosa.
  2. Al poner mascarpone al final no necesitamos poner la mantequilla que se suele echar al mezclar el parmesano.
  3. Sin gluten.