Pan de payés

 

No suelo hacer pan muy a menudo, podría deciros que es por falta de tiempo, pero sobre todo es porque quiero hacer otras muchas cosas en la cocina y con el horno y eso si me ocupa.

A veces he encontrado blogs que están muy especializados en las formas de hacer pan, incluso recomiendan un montón de gadgets para ello, desde unas piedras especiales para el horno hasta unos cestos donde dejar levar la masa y muchas cosas más. Yo no soy tan ambiciosa, me conformo haciendo el pan con lo que tengo en casa, a veces he hecho pan con distintos ingredientes, pero no utilizo ninguna clase de herramienta especial.

Cuando he hecho pan a lo largo de los años, no siempre me ha salido bien, con el tiempo he conseguido un pan que yo encuentro muy aceptable y a mi marido le parece magnífico, de hecho está encantado cada vez que lo hago.

Me tiro una temporada larga sin hacerlo y de repente, me coge una urgencia terrible y tengo que preparar pan, me pongo a preparar la masa madre, más de la necesaria normalmente, o sea que a veces hago un brioix o una coca con la que sobra, y al día siguiente estoy deseando llegar a casa y ponerme a amasar, no se, debe de ser algo ancestral esta necesidad casi primitiva de hacer pan, el caso es que aquí os dejo la receta que utilizo, aunque falta un ingrediente muy importante y su falta hizo que a veces no me quedara el pan tan bien como podría haber quedado: La Paciencia.

Este ingrediente, junto con el cariño son imprescindibles para hacer un buen pan y sobre todo, para disfrutar haciéndolo, ya que es la razón principal por la que haremos nuestro propio pan.

INGREDIENTES

Masa madre

  • 150 grs de harina de fuerza
  • 150 ml de agua
  • 10 grs de levadura fresca

Pan

  • 250 grs de harina
  • 100 ml de agua
  • 15 grs de levadura fresca
  • 6 grs de sal

El día anterior preparamos la masa madre, para lo que mezclamos los ingredientes a temperatura ambiente en un bol, lo tapamos con papel film y lo dejamos reposar 20-24 horas en un lugar donde no le de demasiada luz ni cambios de temperatura.

Al día siguiente preparamos el pan, mezclamos en un bol los ingredientes y los mezclamos un poco, añadimos la masa madre y lo mezclamos bien, amasamos durante 5 minutos y lo dejamos reposar 15 minutos, volvemos a amasar cinco minutos más estirando la masa y formando una bola, al final formamos una bola metiendo todas las puntas abajo y lo dejamos reposar 15 minutos más, repetimos la operación hasta llegar a 4 amasados.

Lo ponemos en un bol cubierto con un paño húmedo y lo dejamos fermentar en un lugar cálido durante más o menos 1 hora.

Al cabo de este tiempo sacamos la masa del bol y la volvemos a amasar más ligeramente, esta vez haremos el pan metiendo todas las esquinas debajo y formando una bola alargada que dejaremos reposar sobre la bandeja que irá al horno y lo dejamos levar otra hora.

Precalentamos el horno a 250 grados

Cuando el pan ha aumentado le hacemos un corte a lo largo con una hoja de afeitar (yo he usado un corta pizzas) y lo introducimos en el horno. Hemos de procurar que en el horno haya humedad, se puede pulverizar agua o utilizar el truco que explico abajo.

Al cabo de 5 minutos bajar la temperatura a 220 grados y hornear 25 minutos más.

  1. Si hace mucho calor el tiempo de reposo ha de ser menor o buscar un lugar fresco.
  2. No es que haya quedado muy bonito pero estaba muy bueno.
  3. La masa madre la he hecho cuando todavía refrescaba y la dejé fermentar dentro de un armario de la cocina.
  4. Hay quien tiene piedras refractarias especiales para el horno, yo no, utilicé una lámina de silicona que puse sobre la rejilla del horno.
  5. Para conseguir humedad dentro del horno puse un recipiente en el fondo lleno de agua, así se fue evaporando durante la cocción.
  6. Este pan aguanta tierno varios días dependiendo de la humedad del ambiente, yo lo guardo en una bolsa de tela y suele durar unos 4 días.
  7. Lleva gluten.

 

Anuncios

3 pensamientos en “Pan de payés

  1. ¡Esto sí que es pan de verdad! En mi pueblo cada casa tiene horno para cocer pan, y cuando pruebas esos panes sin aditivos y recién hechos… notas la diferencia, y de qué manera.
    Una de las “especialidades” es el “bolo preñado”, que no es más que un pan relleno de chorizo… Está buenísimo 🙂
    Tras ver el pan que preparas, con esa miga compacta y la corteza dorada en su punto justo… entran ganas de untar pan, tomate y acompañarlo de un fuet bien curado.

    Otro pedazo de diez!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s