Mermelada de ruibarbo y fresones

Aquí está la receta que os prometí de la mermelada de ruibarbo y fresones, es la mejor mermelada que he probado, me encanta, lleva un montonazo de azúcar pero así endulzo mi vida (por si era poco)

Esta receta llevaba unos meses pendiente de publicar y casi la había olvidado, ahora aprovechando la “abundancia” de ruibarbo por fin ve la luz.

Lo conocía principalmente por las novelas inglesas, sobre todo las de Enyd Blyton de cuando era niña, de vez en cuando aparecía un pastel de ruibarbo, que aunque por el nombre parece que sea un pescado ya intuías por el contexto que había de ser un plato dulce, o sea que de pescado nada.

Investigué un poco y vi que era una especie de verdura, pero como parecía que no iba a utilizarla nunca no me preocupé demasiado por el tema hasta que lo encontré en un cesto en la plaza donde se monta el mercado en Karlsruhe, y como ya comenté en el post tarta de ruibarbo y fresones no me resistí a experimentar con él.

Primero hice la mermelada así pude probar su sabor y la cantidad de azúcar que necesitaría, así lo hice y claro, esto va a gusto de cada uno y a mi me gustó así, dulce. El ruibarbo tiene un sabor un poco cítrico que combina de maravilla con los fresones.

INGREDIENTES

  • 400 grs de ruibarbo
  • 800 grs de fresas
  • 800 grs de azúcar
  • El zumo de un limón.

Limpiamos y cortamos a trozos pequeños los fresones, lavamos, raspamos y cortamos el ruibarbo a trozos de 1/2 cm de grosor.

Lo ponemos todo junto en una cacerola con el azúcar y el zumo del limón, y lo dejamos macerar unas horas.

Calentamos a fuego medio, cuando se ha disuelto el azúcar bajamos un poco el fuego y lo dejamos cocer removiendo a menudo hasta que se haya disuelto el ruibarbo, unos 15- 20 minutos, dejamos cocer hasta el punto que nos guste, yo lo dejé 15 minutos más removiendo continuamente y casi quedaron disueltos los fresones.

Introducimos la mermelada bien caliente en los botes esterilizados preparados como expliqué en mermelada de fresa, los cerramos, les damos la vuelta y esperamos a que se enfríen.

  1. El ruibarbo debe de ser todo agua, porque apenas ha quedado rastro.
  2. Lo de dejar macerar la mezcla antes de cocerla es opcional, a mi gusta hacerlo, creo que queda mejor y utilizo menos azúcar.
  3. Las cantidades las he puesto como me ha parecido, un poco por miedo a que no me gustara pero la proporción de 1/3 de ruibarbo y 2/3 de fresones me encanta, o sea que me la quedo para otras veces.
  4. Se puede añadir un poco de pectina si se quiere más espesa.
  5. Hasta dónde yo se, no lleva gluten, el ruibarbo no es un cereal.

 

 

 

Un viaje muy bien aprovechado (o me sale el ruibarbo por las orejas)

Acabo de llegar de un viaje a Cracovia, una ciudad maravillosa, hemos ido unas cuantas amigas, (todas chicas, la mayor de 84, una chica de oro con platino y diamantes, la más joven de 31, esta sí que vale su peso en oro, que paciencia ha de tener!!) y nos lo hemos pasado bomba, un poco de visita turística, un bastante de cultural y un mucho de buen rollo y cachondeito. El viaje ha coincidido con la súper ola de calor que ha sufrido centroeuropa, aquí en Barcelona este año aún no hemos encendido los aires acondicionados y al llegar al aeropuerto de Balice pensamos que la bofetada de calor era por culpa de los motores del avión, pero de eso nada, estábamos a más de 40 grados, hemos pasado un calor horroroso, y además llegamos al hotel y en las camas sólo había edredones, o sea que les quitamos el relleno y (las que nos tapamos) utilizamos sólo las fundas. Hay que decir que si aquí no estamos preparados para el frío, allí tampoco es que lleven muy bien lo del calor, no había apenas bebidas frías, y no hablemos de aires acondicionados!

Aún así hemos disfrutado mucho y yo me traje un botín inesperado, nada menos que seis kilos!! de ruibarbo. No lo buscaba, de hecho creía que ya había pasado la época de recolección, pero cerca del hotel, en el barrio judío, había un mercado y curioseando en los puestos lo vi, y claro, como no iba a aprovechar la oportunidad? O sea que el último día compré un montón, además superbarato (unos 7 € seis kg) y después lo distribuí por todas las maletas de mis amigas (menos mal que no las pesaron). Al pasar el control en el aeropuerto nos hicieron abrir todas las maletas y alucinaron lo suyo, jeje estas vienen a Polonia a hacer la compra!!!

El caso es que tengo la nevera a reventar de ruibarbo, una parte la he congelado, otra ya la he utilizado para hacer mermelada y aún tengo la mitad esperando a ver si la congelo o me da tiempo de hacer algo más.

Después colgaré la receta de la mermelada de ruibarbo y fresones que hice con el primer ruibarbo que vi en mi vida y tenía en la carpeta de pendientes, pero ahora os voy a enseñar mi botín.

Aquí estaba preparando un poco de mermelada de ruibarbo con manzana y azúcar moreno.

Esta es una foto del mercado de paños en Rynek Glovy, la plaza central de Cracovia.

Ahora mismo apenas tengo fotos disponibles, cuando vacie la cámara ya pondré alguna más, esta la hice con el móvil.

Bueno, aquí os dejo que tengo que hacer planes para el ruibarbo, voy a disfrutar como una loca!

 

Manzanas especiadas

Este mes el reto dulce que nos propone Carmen, de Las recetas de tía Alia son unos buñuelos de manzana, del modo que los he preparado es una receta más adecuada para temperaturas más frías, y el sabor de las especias los hacen idóneos para la Navidad. He recordado el vino especiado que tomamos en las ferias de Navidad alemanas y he querido experimentar con él, su sabor combina muy bien con las manzanas.

 

INGREDIENTES

  • 4 manzanas golden
  • 3 vasos de vino dulce
  • La piel de un limón (sólo la parte amarilla)
  • La piel de una naranja (solo la parte naranja)
  • 8 semillas de cardamomo
  • Una cucharadita de jengibre en polvo
  • 5 estrellas de anís estrellado
  • Dos ramas de canela
  • 350 grs de harina
  • 100 grs de azúcar
  • Una pizca de sal
  • Aceite de girasol para freir
  • Azúcar glass para espolvorear

Preparar un vino especiado hirviendo el vino dulce con las especias y las pieles de limón y naranja unos diez minutos y lo dejamos enfriar.

Descorazonar y cortar las manzanas en rodajas y dejarlas macerar en el vino especiado sin quitar las especias durante una hora por lo menos.

Escurrir las rodajas y filtrar el vino.

Preparar una masa con la harina, la pizca de sal, el azúcar y la cantidad necesaria del vino con que hemos macerado las manzanas, rebozar las rodajas con ella y freírlas en abundante aceite.

Escurrirlas bien sobre un papel absorbente y espolvorearlas con azúcar glass.

  1. Se pueden servir acompañadas de unas natillas.
  2. Prefiero freírlas con aceite de girasol, creo que el aceite de oliva tiene un sabor demasiado fuerte.
  3. Llevan gluten.

 

Otro! Otro! Otro premio!

 

Ya hace más de un mes que Marta de e-cuina me otorgó el premio The Versatile Blogger, me hizo muchísima ilusión pero no pude poner un post en aquel momento porque los premios llevan bastante trabajo y acababa de recibir el premio Liebster Awards y estaba muy liada contestando las preguntas que conlleva y decidiendo a que blogs otorgar el premio a mi vez.

Lo primero que quiero decir es Gràcies Marta, ja t'ho vaig dir però vull tornar a dir-te que em va fer molta ilusiò! El blog de Marta se llama e-cuina.blogspot.com.es es un blog estupendo que os recomiendo especialmente, tiene recetas de toda la vida muy bien explicadas y como dice ella también algunos “inventos”.

También debo agradecer a Nines de Las cosas de Nines que me haya dado otro premio.

El premio conlleva algunas obligaciones que os cuento a continuación.

  • Dar las gracias a la persona que te ha otorgado el premio con un enlace a su blog.
  • Describirte en siete frases o cualidades.
  • Dar el premio a otros 15 blogs.

El primer requisito ya lo he cumplido al principio y en cuanto al segundo, es un poco difícil, no soy muy buena resumiendo, así que pondré algunas de las cosas que me definen.

  1. Soy una optimista nata, si algo puede salir bien, saldrá bien. Aunque también suelo ser bastante realista y no pido imposibles.
  2. Me encanta la cocina, sobretodo por la creatividad y porque con ella puedo dar placer a los que me rodean.
  3. Creo en la intuición, algún día se demostrará su base científica.
  4. Lo más importante para mi es mi familia, la que me tocó y la que he escogido.
  5. Me encanta disfrutar de la vida, las pequeñas cosas, los detalles, como si los viera por primera vez.
  6. Tengo debilidad por acumular las cosas que me gustan. Aunque procuro contenerme.
  7. No me callo ni debajo del agua.

Y ahora lo más difícil, escoger 15 blogs a los que dar el premio.

  1. De mi blog a tu cocina
  2. Fogons
  3. La cuina violeta
  4. Azúcar glass y más
  5. Laurel y menta
  6. Con extra de queso
  7. Graella de sucre
  8. Carmeta rusquilleta
  9. L'hort de'n pollet
  10. Pel plaer de cuinar
  11. The pink cake factory
  12. Cuina sense mal de cap
  13. Blue velvet cook book
  14. La meva cuina
  15. Que hi ha de postres

Ya está, hay que ver lo que me ha costado escribir este post, y es que cada vez que me dan uno de estos premios en cadena me siento en la obligación de pasarlo a otros blogs que me gusten y que creo que se lo merecen y esto lleva muuucho trabajo.

Hasta pronto!

 

Pavlova de fresas

Este postre me gusta especialmente, es el postre nacional de Nueva Zelanda y se trata de una combinación de merengue crujiente con nata o crema y frutas.

En esta ocasión he hecho unas pavlovas individuales súper sencillas, sólo con nata montada y fresones, aunque admiten mucha variación está es una de mis formas de presentar la pavlova preferidas, ya que es un postre bastante frágil y a pesar de lo espectacular de la presentación, cuando intentas partir una pavlova grande de varios pisos en porciones el resultado suele ser bastante penoso, en cambio, de este modo, al hacerlas individuales pues que cada cual destroce la suya a su gusto 😀

INGREDIENTES

Para el merengue

  • 3 claras huevo a temperatura ambiente.
  • 150 grs de azúcar glass
  • 2 cucharaditas de maicena
  • Una pizca de sal
  • Una cucharadita de vinagre suave (mejor si es blanco)
  • Una cucharadita de extracto de vainilla (opcional)

Para el relleno

  • 500 ml de nata para montar
  • 100 grs de azúcar glass (opcional)
  • 300 grs de fresones limpios
  • Unas gotas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de azúcar.

Primero de todo forraremos una bandeja de horno con papel de hornear y dibujaremos en el seis círculos.

Podemos usar una taza como guía, los círculos han de estar un poco separados entre sí ya que el merengue aumenta un poco al cocer.

Precalentamos el horno a 150 C sin aire

Para preparar el merengue ponemos en el bol de la batidora las claras con la sal y vamos mezclando con la varillas, añadimos el azucar glass poco a poco y aumentamos la velocidad hasta que forme unos picos firmes, añadimos la maicena, el vinagre y la vainilla y seguimos batiendo hasta que tengamos un merengue duro y brillante.

Repartimos el merengue en los círculos que hemos dibujado en el papel de hornear, podemos hacerlo con una manga pastelera, a mi me gusta más hacerlo con un espátula. Hacemos unos montículos bastante altos pero procurando que en el centro sean cóncavos, par poder rellenarlos después.

Bajamos la temperatura del horno a 120C e introducimos la bandeja en el centro. Horneamos 1 hora y 1/4 vigilando que no se tuesten por encima, si vemos que eso sucede podemos bajar un poco más la temperatura y taparlos con papel de aluminio. Con esa temperatura a mi no se me tuesta pero cada horno es un mundo.

Apagamos el horno y las dejamos enfriar sin sacarlas durante un par de horas o más hasta que estén

totalmente frías.

Preparamos el relleno cortando los fresones a cuartos o mitades y dejándolos macerar unas horas con las dos cucharadas de azúcar y las gotas de limón.

Montamos la nata con el azúcar glass y la repartimos encima de los merengues, acabamos de montar el postre con los fresones y si queremos podemos echar un poco del jugo que han soltado por encima.

  1. Yo me pasé montando la nata, en la foto se nota, ha de quedar más cremosa.
  2. La nata se puede montar con o sin azúcar, al llevar azúcar el merengue y los fresones ya es bastante dulce y si ponemos la nata sin él es un buen contraste, además de aligerar las calorías.
  3. El merengue ha de quedar crujiente por fuera y suave por dentro, ojo al manipularlo pues es extremadamente frágil.
  4. No lleva nada de gluten, pero nada de nada.

 

Tarta tres chocolates.

Hice esta tarta para la cena con unos amigos, buscaba una receta original y que no fuera muy pesada y encontré esta en el blog Webos Fritos.

Esta tarta es un clásico en la repostería, pero nunca la había hecho me sorprendió lo rica que es y lo fácil que se prepara. A todos nos encantó y la verdad es que tiene una presencia fantástica.

INGREDIENTES

• 150 grs de chocolate negro

• 150 grs de chocolate con leche

• 150 grs de chocolate blanco

• 75 grs de azúcar

• 3 vasos grandes de nata líquida 33%MG

• 3 vasos grandes de leche

• 3 sobres de cuajada

• ½ paquete de galletas

• 75 grs de mantequilla derretida

 

La vamos a preparar en un molde redondo desmontable de 18 cm.

Primero cortaremos un circulo de papel de hornear de la medida de la base del molde y con un poco de mantequilla lo fijaremos al fondo.

Trituramos las galletas con un robot y las mezclamos con la mantequilla derretida. Las ponemos en el molde sobre el circulo de papel y con los dedos las prensamos hasta que quede una capa de más o menos 1/2 cm. que cubra muy bien toda la base.

Calentamos en un cazo antiadherente un vaso de nata liquida, junto con medio vaso de leche y 50 grs de azúcar, cuando rompe a hervir añadimos el chocolate negro en trozos y con el fuego muy suave removemos hasta que se derrita, añadimos el resto del vaso de leche en el que habremos disuelto un sobre de cuajada y dejamos que hierva 2 minutos sin dejar de remover.

Lo vertemos en el molde preparado con las galletas.

Dejamos que repose sin moverlo mientras preparamos la siguiente capa.

Para ello repetiremos los mismos pasos, pero en esta ocasión utilizaremos la mitad de azúcar.

Calentamos en un cazo antiadherente un vaso de nata liquida, junto con medio vaso de leche y 25 grs de azúcar, cuando rompa a hervir añadimos el chocolate con leche en trozos y con el fuego muy suave removemos hasta que se derrita,.añadimos el resto del vaso de leche en el que habremos disuelto un sobre de cuajada y dejamos que hierva 2 minutos sin dejar de remover.

Vertemos la mezcla en el molde sobre la capa de chocolate negro con mucho cuidado de no estropearla, nos podemos ayudar de una cuchara para que no caiga directamente encima y podamos repartirla por toda la superficie.

Ahora prepararemos la ultima capa del mismo modo que las anteriores pero sin añadir nada de azúcar.

Calentamos en un cazo antiadherente un vaso de nata liquida, junto con medio vaso de leche, cuando rompa a hervir añadimos el chocolate blanco en trozos y con el fuego muy suave removemos hasta que se derrita,.añadimos el resto de la leche en el que habremos disuelto el ultimo sobre de cuajada y dejamos que hierva 2 minutos sin dejar de remover.

Hacemos lo mismo que con la segunda capa, la vertemos con mucho cuidado y dejamos reposar.

Cuando esté a temperatura ambiente lo introduciremos en el frigo durante una horas, o mejor hasta el día siguiente.

1. La receta es casi al pie de la letra como la de Su, solo he quitado un poco de azúcar en la capa de chocolate con leche.

2. Debemos dejar el molde todo el tiempo en un sitio horizontal donde no lo tengamos que mover para nada, mejor si es un sitio lo bastante fresco para que se enfríe entre capa y capa, normalmente el tiempo de reposo mientras preparamos la otra capa es suficiente para que cuaje la anterior.

3. Seguí el consejo de Su y la puse 20 minutos en el congelador antes de desmoldarla y salió perfecta.

4. La adorné con unas hojas de chocolate, unas frambuesas y unas rodajas de kiwi para darle un toque de color.

5. Si la preparamos con galletas sin gluten y vigilamos que los demás ingredientes no lo lleven, será un postre ideal para celiacos.