Pavlova de fresas

Este postre me gusta especialmente, es el postre nacional de Nueva Zelanda y se trata de una combinación de merengue crujiente con nata o crema y frutas.

En esta ocasión he hecho unas pavlovas individuales súper sencillas, sólo con nata montada y fresones, aunque admiten mucha variación está es una de mis formas de presentar la pavlova preferidas, ya que es un postre bastante frágil y a pesar de lo espectacular de la presentación, cuando intentas partir una pavlova grande de varios pisos en porciones el resultado suele ser bastante penoso, en cambio, de este modo, al hacerlas individuales pues que cada cual destroce la suya a su gusto 😀

INGREDIENTES

Para el merengue

  • 3 claras huevo a temperatura ambiente.
  • 150 grs de azúcar glass
  • 2 cucharaditas de maicena
  • Una pizca de sal
  • Una cucharadita de vinagre suave (mejor si es blanco)
  • Una cucharadita de extracto de vainilla (opcional)

Para el relleno

  • 500 ml de nata para montar
  • 100 grs de azúcar glass (opcional)
  • 300 grs de fresones limpios
  • Unas gotas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de azúcar.

Primero de todo forraremos una bandeja de horno con papel de hornear y dibujaremos en el seis círculos.

Podemos usar una taza como guía, los círculos han de estar un poco separados entre sí ya que el merengue aumenta un poco al cocer.

Precalentamos el horno a 150 C sin aire

Para preparar el merengue ponemos en el bol de la batidora las claras con la sal y vamos mezclando con la varillas, añadimos el azucar glass poco a poco y aumentamos la velocidad hasta que forme unos picos firmes, añadimos la maicena, el vinagre y la vainilla y seguimos batiendo hasta que tengamos un merengue duro y brillante.

Repartimos el merengue en los círculos que hemos dibujado en el papel de hornear, podemos hacerlo con una manga pastelera, a mi me gusta más hacerlo con un espátula. Hacemos unos montículos bastante altos pero procurando que en el centro sean cóncavos, par poder rellenarlos después.

Bajamos la temperatura del horno a 120C e introducimos la bandeja en el centro. Horneamos 1 hora y 1/4 vigilando que no se tuesten por encima, si vemos que eso sucede podemos bajar un poco más la temperatura y taparlos con papel de aluminio. Con esa temperatura a mi no se me tuesta pero cada horno es un mundo.

Apagamos el horno y las dejamos enfriar sin sacarlas durante un par de horas o más hasta que estén

totalmente frías.

Preparamos el relleno cortando los fresones a cuartos o mitades y dejándolos macerar unas horas con las dos cucharadas de azúcar y las gotas de limón.

Montamos la nata con el azúcar glass y la repartimos encima de los merengues, acabamos de montar el postre con los fresones y si queremos podemos echar un poco del jugo que han soltado por encima.

  1. Yo me pasé montando la nata, en la foto se nota, ha de quedar más cremosa.
  2. La nata se puede montar con o sin azúcar, al llevar azúcar el merengue y los fresones ya es bastante dulce y si ponemos la nata sin él es un buen contraste, además de aligerar las calorías.
  3. El merengue ha de quedar crujiente por fuera y suave por dentro, ojo al manipularlo pues es extremadamente frágil.
  4. No lleva nada de gluten, pero nada de nada.

 

Anuncios

4 pensamientos en “Pavlova de fresas

  1. Un postre espectacular!! Trobo que la presentació es molt vintage i romàntica!! I molt bona l’estratègia de fer pastissos individuals per evitar accidents :), jo sóc especialista… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s