Tió de Nadal

Aquest any he decidit fer un tió per la taula de Nadal, no se perquè li hem de dir “tronco de Navidad” o “la bouche de Noël” si aquí a Catalunya tenim una tradició preciosa, el tió de Nadal!

El Tió de Nadal es una tradición muy antigua, un Tió es un tronco al que se deja secar para quemarlo en la chimenea cuando ya está seco, pero este Tió es muy especial.

Hace muchos, muchos años, cuando los días a empezaban a hacerse más cortos y fríos, en las casas de campo, las masias, se entraba la leña para quemarla en el hogar y se dejaban los troncos más tiernos al lado del calor para que se fueran secando y así no humeaban, pero cuenta la leyenda, que en una masia, unos niños empezaron a jugar con uno de los troncos, grande y hermoso, se encariñaron con él y pidieron a su padre que no lo quemara hasta después de Nochebuena, incluso empezaron a traerle comida, sólo pieles de naranja y cascarás de nueces, que es lo que en aquella época nadie aprovechaba, y vieron que cada día desaparecía toda la comida que le dejaban, el tronco cada vez estaba más lozano y los niños jugaban montandose encima como si fuera un caballo y le cantaban canciones. Pronto llegó la Nochebuena, y el tronco parecía a punto de reventar, se había ido comiendo todas las pieles que le habían dejado y como lo habían dejado mucho tiempo al lado de la lumbre se había secado tanto que no paraba de crujir. Había llegado el momento de que lo quemaran en la chimenea, como el resto de la leña, los niños estaban tristes, el tronco que tan buenos ratos les había hecho pasar cumpliría su destino por fin, pero lo echarían mucho de menos. Tras la cena de Nochebuena el padre se dispuso a echar el tronco al fuego, pero los niños le pidieron que les dejara despedirse y jugar con él por última vez, así lo cubrieron con una manta a modo de silla de montar y subiendose encima le cantaron una canción, mientras lo golpeaban con una cuchara de madera a modo de fusta. Y entonces, ocurrió algo extraordinario, el tronco empezó a crujir, a crujir, y cuando parecía que iba a reventar, los niños bajaron enseguida, y preocupados apartaron la manta y oh! Vieron que el tronco había dejado ir un montón de dulces, avellanas, turrones…. No se lo podían creer, el tronco era mágico.

Los niños convencieron a su padre de que no quemara el tronco, y al año siguiente volvieron a dejarlo cerca de la lumbre, lo alimentaron con pieles de naranja, jugaron con él, le cantaron…y en Nochebuena volvió a cagar un montón de dulces. Desde entonces en todas la masias catalanas (y también en todas las casa y pisos) hay un Tió en Nochebuena que trae dulces y algún que otro regalito.

A qué es una tradición muy bonita? Si, un poco escatológica, pero ya se sabe como somos…jajaja.

Pues este año he hecho un Tió de Nadal para nuestra mesa de Nochebuena.

INGREDIENTES

Para el brazo de gitano

  • 4 huevos
  • 100 grs de azúcar
  • 125 grs de harina
  • 2 cucharadas de cacao sin azúcar (optativo)
  • Una pizca de sal

Para el relleno de crema de turrón

  • 250 grs de nata de montar
  • 50 ml de leche
  • 3 hojas de gelatina
  • 30 grs de azúcar
  • 1 barra de turrón de jijona (del blando) de 150 grs

Para la decoración

  • Una tableta de chocolate negro de cobertura
  • Fondant blanco y verde
  • M&M (u otro tipo de grageas) de color rojo y verde
  • Un palo pequeño de regaliz
  • Un gorrito, yo tenía uno de Papa Noel, pero se puede hacer una barretina con muy poco esfuerzo.

Precalentamos el horno a 180 grados, forramos una bandeja de horno con una hoja de papel de hornear bien engrasada.

Batimos los huevos con el azúcar y la sal hasta conseguir una crema pálida y esponjosa, añadimos la harina y el cacao y seguimos batiendo hasta que esté incorporado.

Repartimos la mezcla sobre la bandeja que tenemos preparada procurando que se reparta por toda la superficie y lo horneamos unos 10-12 minutos.

Pasado este tiempo sacamos la bandeja de horno e inmediatamente, la cubrimos con un trapo muy limpio y le damos la vuelta con decisión, retiramos la bandeja y el papel, y con la ayuda del trapo, la enrollamos para que al templarse adopte esta forma. Hay una explicación más detallada en la receta Tronco de Navidad, ahí también os explico com se puede preparar la masa sin gluten.

Mientras dejamos que se enfríe la masa, hidratamos las hojas de gelatina en agua fría, calentamos la leche y disolvemos en ella la gelatina. A continuación empezamos a montar la nata, cuando empiece a espesar añadimos el azúcar y la leche y seguimos batiendo hasta montarla. Cortamos el turrón en pedazos lo más pequeños que podamos y lo incorporamos a la nata.

Con esta crema rellenamos el brazo de gitano, procurando que no sobresalga por los bordes, volvemos a dar forma al brazo, esta vez sin el trapo, claro, y lo envolvemos en papel fim procurando que quede bien sujeto. Lo reservamos en el frigo unas horas, hasta el siguiente paso.

Para la decoración podemos preparar una hojas de acebo recortando las con un cortapastas en fondant verde, y yo también he recortado unos copos de nieve en fondant blanco.

Derretimos el chocolate de cobertura al baño María o en el microondas, vigilando que no se nos queme.

Sacamos el brazo de frigo y lo desenvolvemos, lo colocamos sobre una superficie cubierta con papel de aluminio para que no se ensucie, recortamos los lados con un cuchillo afilado para que quede uniforme, y con un pincel grueso de cocina lo cubrimos todo de chocolate, con los dientes de un tenedor podemos dibujar la vetas que suelen tener los troncos y antes de que se seque del todo el chocolate añadimos los adornos que hemos preparado, las hojas las podemos agrupar alrededor de una gragea de M&M de color rojo, así parecerá acebo. Después, en una de los dos lados hacemos una cara con un par de grageas de color verde (por ejemplo) y un palo de regaliz a modo de nariz. A continuación con la a yuda de un palillo podemos clavar encima el gorrito escogido.

Aquí está nuestro Tió de Nadal, lo hemos de guardar en la nevera hasta que lo saquemos a la mesa.

  1. He hecho más de un Tió, algunos con cacao y otros sin, los dos quedan muy bien, es una cuestión de gustos y estética.
  2. Lo podemos preparar con tiempo y congelarlo, después sólo hay que sacarlo unas horas antes y dejarlo en el frigorífico hasta el momento de servirlo.
  3. Si preparamos la masa como en Tronco de Navidad la podemos hacer sin gluten, es un poco más frágil, pero nada que no se pueda manejar, y si se rompe, no pasa nada, al hacer la crema, ponemos un par de hojas más de gelatina, y al montar el brazo, lo hacemos como si fuera de una pieza, y lo apretamos bien con el papel film, cuando cuaje se sostendrá, y al decorarlo el chocolate también ayudará lo suyo.

 

 

 

Kugelhof

Este es un postre navideño típico de la región de Alsacia. Recibe distintos nombres según el país en que nos encontremos, aunque el más conocido es éste.

Hace unos días estuve de nuevo de visita en Alemania, y mi nuera me acompañó a unos almacenes donde había visto el molde que ella ya sabía que estaba buscando hacia tiempo. Se trata de un molde especial tipo bundt, el típico es de cerámica, pero no lo pude encontrar y el que compré también es estupendo, pesa bastante y se calienta muy bien.

Se trata de un bizcocho con pasas de levado lento y con vocación de brioche, es delicioso, lleva almendras y un poco de licor, y a mi me gusta especialmente para desayunar o merendar, más que para postre.

Mojado en la leche, o con un poco de mantequilla, o mermelada, mmmm…..

Ahora voy con la receta.

INGREDIENTES

Masa para levar

  • 120 grs de leche tibia
  • 120 grs de harina de fuerza
  • 20 grs de levadura fresca o 5 grs de levadura seca de panadero (no levadura royal para bizcochos)

Masa 2a parte

  • 250 grs de harina de fuerza
  • 60 grs de azúcar
  • 2 huevos
  • 1 cucharada de licor (la receta original dice kirsch, aunque yo usé un licor de manzana asada de Vom Fass)
  • La masa para levar anterior
  • 125 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • Un pellizco de sal
  • 50 grs de pasas (las he usado bastante grandes y sin huesos, las tuve remojadas en el licor desde el día antes)
  • Almendras enteras con piel para adornar.

Mezclamos los ingredientes de la masa n1 ( la masa para levar) y la dejamos reposar un par de horas (o más si es necesario) tapada con un papel film hasta que fermenta.

Cuando la tenemos lista mezclamos en un bol grande los ingredientes de la masa n2, excepto la mantequilla y las pasas. Cuando se han integrado la ponemos sobre el mármol y la amasamos un buen rato golpeándola contra el mármol. Hemos de conseguir una masa más elástica.

Añadimos la mantequilla en pequeños trocitos, en varias veces y seguimos amasando un rato más, hasta que ya no se pegue. Añadimos la pasas para integrarlas, y formamos una bola. La ponemos en un bol tapada con pel film y la dejamos levar hasta que doble su volumen, yo la dejé toda la noche.

Dejamos que las almendras se remojen en un poco de agua, las escurrimos bien.

Preparamos el molde untándolo con mantequilla y colocando en el fondo una almendra en cada hueco.

Pasado este tiempo sacamos el gas, hacemos una bola y le damos forma de rosca, la ponemos en el molde, la tapamos con papel film y la dejamos reposar un par de horas, para que vuelva a crecer un poco.

Encendemos el horno a 180 grados, calor arriba y abajo, introducimos el molde y horneamos unos 40 minutos o hasta que al pincharlo con una aguja, ésta salga limpia.

Los diez primeros minutos hemos de evitar abrir el horno, pero después, si vemos que se tuesta demasiado por encima podemos poner una hoja de papel de aluminio.

Al sacarlo lo dejamos enfriar 10-15 minutos y lo desmoldamos. Lo dejamos enfriar sobre una rejilla. Antes de servir lo espolvoreamos con azúcar glass.

  1. Remojamos las almendras para que no se quemen, las hemos de poner muy al centro, porque al crecer el bizcocho, las arrastra un poco y al volcarlo, parece que se han caído.
  2. El primer día está muy tierno, pero enseguida hay que guardarlo en una lata para que no se seque, aunque si se seca, pues..a mojar en la leche! Que rico!
  3. Lleva gluten, lactosa, un montón de calorías….