Tarta rústica de calçots

 

Últimamente no he publicado demasiadas recetas, pero ésto no quiere decir que no haya estado cocinando, de hecho no he parado, pero me cuesta encontrar el tiempo para redactar las recetas y editar las fotos y tengo un montón en la recámara, voy a ver si me pongo las pilas, que después pasan los días y se van quedando las recetas olvidadas.

Ahora es época de calçotades en Catalunya, sobretodo en Valls (Tarragona), es muy normal reunirse amigos o familia para estas comidas donde el plato principal son los calçots a la brasa acompañados de salsa romesco y carnes a la parrilla con allioli.

Los calçots son un tipo de cebolletas tiernas, la forma típica de prepararlos son hacerlos a la parrilla sobre brasas de leña, bien tostados y servirlos sobre una teja. Para comerlos nos ponemos baberos gigantes y hay un modo muy preciso de hacerlo: con una mano cogemos el calçot por una punta y con la otra cogemos el exterior de éste, con un gesto se pelan (quitamos las capas exteriores de una sola vez), se mojan en salsa y levantando mucho la cabeza se introducen en la boca y de un bocado nos comemos toda la parte blanca. De ahí el uso de baberos.

Personalmente me encantan, además, el hecho de reunirse con amigos o familia y vernos todos con babero, haciendo gestos mientras acabamos bastante manchados de salsa y nos ponemos las botas, hace que las risas y los comentarios jocosos sean frecuentes y es muy divertido.

A veces no podemos preparar los calçots en las brasas y tenemos que asarlos en el horno, como en esta ocasión. Aquí os presento una forma distinta de tomar estos deliciosos calçots, esta receta se me ocurrió porque me encantan las quiches y las cocas de verduras, la he experimentado y me ha dado un buen resultado.

INGREDIENTES

  • 1/2 manojo se calçots (una docena+/-)
  • 1 pimiento rojo
  • 1 berenjena
  • 1 lámina de masa quebrada
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 cucharada de queso parmesano

Precalentamos el horno a 250 grados, calor arriba y abajo.

Cortamos las puntas y la parte verde de los calçots, los lavamos bajo el grifo para quitarles la tierra ( no hay por que ser muy escrupulosos, la parte exterior se desecha y si los asáramos en las brasas no haríamos nada de eso).

Forramos una bandeja con papel de aluminio y colocamos encima una rejilla, sobre ella los calçots, los asamos durante 30-40 minutos, dándoles una vez la vuelta.

Al acabar los envolvemos en papel de periódico y los reservamos, después envolvemos el pimiento y la berenjena en papel de aluminio individualmente y los asamos durante 40 minutos. Los dejamos reposar.

Cuando estén templados quitamos las capas exteriores de los calçots y pelamos el pimiento y la berenjena.

Volvemos a calentar el horno, ahora a 200 grados.

Extendemos la hoja de masa quebrada sobre un papel de hornear, la pinchamos un poco con un tenedor y ponemos en el fondo una capa de berenjena, la sazonamos y aliñamos con un hilo de aceite, después una capa de pimiento en tiras, sazonamos y aceitamos , y por fin los calçots, sólo la parte blanca, ponemos un hilo de aceite (sin sal) y espolvoreamos con parmesano rallado.

Cerramos la masa quebrada un poco groseramente, para que se vea más rústica, y la horneamos durante 15-18 minutos

La podemos servir tal cuál o acompañada de salsa romesco.

  1. Esta tarta puede ser para dos personas si queremos un primer plato más consistente o para cuatro si lo vamos a servir acompañado de carne a la parrilla, es ideal con chuletas de cordero o butifarra, con butifarra negra ya es un lujo, yo creo que debe de ser pecado por lo menos.
  2. Los calçots sueltan mucho líquido al asarse, de ahí que pongamos una bandeja bien forrada debajo de la rejilla, si no queremos que el horno quede hecho un asco.
  3. No hay que abusar de la sal, el parmesano ya es bastante salado.
  4. Lleva gluten.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Espinacas a la catalana

Las espinacas son una verdura muy versátil, se pueden comer crudas en ensalada, hervidas, fritas, al horno, solas, como guarnición, con bechamel y yo que se de cuantas maneras más, y todas buenísimas y sanas.

La preparación que os propongo hoy es de las más corrientes, al menos en mi casa, es fácil, rápida y deliciosa.

INGREDIENTES (para 2 personas)

  • 1 manojo de espinacas
  • 1 cucharada bien colmada de pasas sin hueso
  • 1 cucharada de piñones nacionales.
  • Aceite de oliva virgen

Lavamos bien las espinacas y quitamos los tallos.

Calentamos dos cucharadas de aceite en una sartén grande y honda y añadimos las espinacas y las vamos removiendo hasta que casi se han cocido y entonces añadimos las pasas y los piñones, les damos unas vueltas durante unos minutos, que queden tostaditos pero sin quemarse.

Rectificamos de sal si es necesario y ya podemos servirlas.

  1. Os dije que era fácil verdad? Este plato se puede servir como entrante o como guarnición a un filete a la plancha por ejemplo, sólo variará la cantidad.
  2. Yo no suelo poner nada de sal, al cocer las espinacas sin agua ya quedan bastante fuertes de sabor, pero hay quien prefiere hervirlas antes con un poco de agua.
  3. Si lo preferimos se pueden remojar las pasas antes de cocinarlas, para ello se puede utilizar agua, o algún licor como coñac, pero en este plato concreto prefiero usarlas en seco.
  4. Las pasas sin hueso no son tan gustosa como las otras, pero por comodidad son preferibles.
  5. Sólo tengo esta foto, con el tenedor mellado, es que se me olvidó hacer más cuando estaban en el plato y después…pues ya se sabe, ñam!
  6. Me había olvidado de un ingrediente principal! Una amiga me hizo ver que había olvidado poner el aceite, que despiste más bestia! Perdón, perdón , perdón. Ya lo he rectificado.
  7. Este plato no lleva gluten, y si me apuras ni lactosa, ni sal ni nada de nada.

 

 

Lemon curd

Quién no conoce a alguien que tiene un limonero y de vez en cuando vuelves a casa llena de limones, y que podemos hacer con un montón de limones que además son frescos y aromáticos, acabados de recoger. Hay un montón de recetas que utilizan el limón, una de ellas es la que hoy os pongo.

El lemon curd es una crema inglesa de limón que podemos utilizar para múltiples recetas, tartas, galletas, para rellenar muffins o incluso como acompañamiento de platos. Tiene un sabor ácido y un textura cremosa, si os gustan los cítricos no dejéis de probarla.

INGREDIENTES

  • 3 limones ( solo necesitamos la piel de 1) a temperatura ambiente (o 200 ml de zumo de limón )
  • 60 grs de mantequilla
  • 3 huevos enteros
  • 1yema de huevo
  • 1 pizca de sal
  • 130 grs de azúcar.

Lavamos bien los limones, rallamos la piel de uno y exprimimos los tres.

Ponemos a calentar un cazo con agua para hacer la preparación al baño María.

En un bol que podamos utilizar para el baño María mezclamos los huevos y la yema con el azúcar, batimos con las varillas de mano, hasta que esté cremosa.

Añadimos el zumo de limón y la pizza a de sal y ponemos la mezcla al baño María a fuego suave, removiendo sin parar con una espátula o una cuchara de madera hasta que cuaje sin que llegue a hervir.

Cuando empiece a espesar lo retiramos del fuego, añadimos la mantequilla en dados y la ralladura de limón. Removemos hasta que se integre bien y dejamos atemperar.

La repartimos en botes de cristal y esperamos que se endurezca. La podemos guardar en la nevera.

  1. Suelo utilizar mucho la piel rallada de los limones para preparar magdalenas, por eso siempre tengo algunos limones sin piel en el frigorífico y este es uno de los muchos usos que les puedo dar.
  2. Podemos ponerla en una manga pastelera si tenemos que rellenar muffins o galletas.
  3. Esta receta no lleva gluten.
  4. He cambiado la receta, después de varias pruebas creo que ésta es mucho más saludable, lleva mucha menos mantequilla y es más ácida, como me gusta a mi. Era una cuestión de supervivencia, la uso muy a menudo y quería algo un poco más ligth.

 

 

 

All i oli

Esta salsa se puede preparar de dos maneras, la auténtica es con un mortero, con ajos, aceite y sal y venga majar y añadir un hilillo de aceite hasta que esté lista.

Yo no me veo capaz, siempre que lo he probado se me ha cortado, por tanto os voy a contar la otra receta que no es tan auténtica pero siempre sale.

INGREDIENTES

  • 2-3 dientes de ajo (depende lo fuerte que os guste)machacados
  • Sal
  • Un vaso de aceite de oliva virgen (si es muy ácido se cortará, es mejor usar uno de máximo 1 grado)
  • 1 huevo muy fresco

Introducir todos los ingredientes en el vaso de la batidora, meter la batidora apagada hasta el fondo, encenderla a la máxima potencia y mantenerla en el fondo un minuto e ir subiendo poco a poco, sosteniendo el vaso con la otra mano, cuando lleguéis arriba de todo ya estará hecho.

  1. Se puede guardar tapado un par de días en la nevera, pero vigilar porque lleva huevo crudo, si no está bien refrigerado es mejor usarlo en el día y desechar el sobrante, sobre todo en verano.
  2. Sirve de acompañamiento a un montón de platos de carne, también a la fideuá, a las patatas, al bacalao, y a todo lo que nos apetezca si nos gusta el ajo.
  3. Para evitar que el ajo repita se le puede sacar el germen del centro.
  4. No lleva nada de gluten, por tanto se permite en las dietas sin gluten, no diría lo mismo del resto de dietas.

 

Focaccia de tomates cherry con cebolla

He estado unos días sin publicar nada, la causa ha sido una horrible gastroenteritis que me ha tenido hecha polvo desde que empezamos el año y no podia ni pensar en comida sin sentirme fatal.

Pero esto ya es historia y hoy vengo dispuesta a traeros mi primera receta de focaccia que me apetecía hacer desde hace mucho. Siempre que vamos a nuestro restaurante italiano preferido nos ponen unos cortes de focaccia que desaparecen en un plis plas y he decidido que tengo que probarlo en casa.

Después de buscar una receta en el mundo de los blogs he encontrado una que es la que más me ha gustado, aunque la receta original es para termomix es fácil de adaptar para prepararla a mano y eso he hecho. Es la receta de focaccia de La cocinika de Ana , podia haberla hecho sin nada pero como era el plato único para la cena le he añadido tomatitos cherry y cebollas, me hubiera gustado añadirle aceitunas negras, de Aragón o Kalamata, pero a mi marido no le gustan y como era para nosotros preferí no ponerlas.

Ahí va la receta:

INGREDIENTES

Poner a macerar 3 dientes de ajo y una ramita de romero en 3/4 de vaso de aceite de oliva virgen extra durante una horas antes de la preparación.

Masa madre

  • 100 ml de agua
  • 165 grs de harina de fuerza
  • 5 grs de levadura fresca
  • 1 cucharadita de azúcar

Masa de pan

  • 260 ml de agua
  • 50 ml del aceite macerado
  • 450 grs de harina de fuerza
  • 20 grs de levadura fresca
  • 10 grs de sal
  • 100 grs de tomatitos cherry
  • 1 cebolla

Masa madre:

Disolver la levadura en el agua, añadir la harina y el azúcar, mezclar bien y formar una bola.

Introducir la bola en un bol grande con agua templada, al cabo de unos 15 minutos la bola fermentará, saldrá flotando a la superficie y estará lista para su utilización.

Masa de pan:

En un bol mezclar con unas varillas el agua y el aceite, disolver la levadura en la mezcla, añadir la harina y la sal tamizadas y mezclar con las manos. Cuando toda la harina esté humedecida echar la masa sobre una superficie aceitada, añadir la masa madre y amasar estirando y formando una bola.

En un recipiente bastante grande echaremos una parte del aceite macerado y encima pondremos la bola de masa, tapamos con un film impregnado con un poco de aceite y dejamos levar en un sitio resguardado de la luz y las corrientes de aire 4 o 5 horas. La masa doblará su volumen (por lo menos).

Forramos una bandeja de horno con papel de hornear.

Sacamos la masa y la ponemos sobre una superficie aceitada, la amasamos un poco, lo justo para sacarle el aire que ha cogido y la ponemos en la bandeja que hemos forrado. La dejamos reposar 10 minutos para que al estirarla no encoja.

Con las manos mojadas en aceite la vamos estirando groseramente hasta que ocupe toda la bandeja. Echamos más aceite por encima y vamos hundiendo los dedos por la superficie hasta tocar el fondo, no importa si agujereamos la masa.

Dejamos que la masa vuelva a subir durante unos 45 minutos, después cortamos los tomatitos por la mitad y la cebolla en juliana, los sazonamos y los distribuimos por la superficie de la focaccia.

Precalentamos el horno a 250 y mientras dejamos que la masa siga subiendo.

Introducimos en el horno durante 15 minutos, hasta que la superficie esté ligeramente dorados.

Loa sacamos del horno y mientras está todavía caliente la regamos con el resto del aceite macerado.

Se puede comer templada o fría.

  1. Cuando echamos el aceite macerado procuramos que no caigan los ajos pero podemos dejar caer el romero.
  2. Desde ahora voy a tener siempre un frasco de aceite virgen extra con unos ajos y romero para próximas focaccias y para lo que surja.
  3. El tiempo de levado de la masa depende de la temperatura a la que esté la habitación donde dejemos la masa, si es una habitación cálida necesitará menos tiempo, por tanto también necesitará menos tiempo en verano que en invierno.
  4. Antes de poner la verdura espolvoreé un poco de sal maldon por encima, pero es que a mi me gusta con mucha sal.
  5. Lleva gluten, no es apto para celíacos.

 

Pimiento asado para guarnición

Esta recetita me la pasó una amiga hace muchos años, es una manera distinta de preparar el pebrot escalivat de toda la vida.

INGREDIENTES

  • 3 pimientos rojos
  • 1 cucharadita de pimentón rojo dulce
  • Pimienta blanca molida
  • Sal
  • 3 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen

Se asan los pimientos en el horno a 180 con calor arriba y abajo 20-30 minutos hasta que se les pueda quitar la piel fácilmente.

Se pone aceite a calentar en una sartén a fuego medio, se añaden los pimientos pelados y cortados a tiras, a continuación los dientes de ajo laminados, sal y pimienta blanca, se tapa y se cuece 5 minutos, se retira del fuego y se añade el pimentón, se remueve, se tapa y se vuelve a poner al fuego muy suave 5 minutos más vigilando que no se pegue. Listo.

  1. Es un acompañamiento perfecto para carnes a la brasa o sobre tostadas, una forma distinta de saborear los pimientos asados.
  2. Las cantidades de ajo y condimento dependen sólo de los gustos de cada uno.
  3. El pimentón se añade con la sartén fuera del fuego para evitar que se queme, hay que vigilar
  4. No lleva nada de gluten, bien por los celíacos!