Couscous de pollo con vegetales

Éste es un plato de los más sencillos que existen, y si tenemos un poco de previsión es ideal para preparar en un momento, cuando llegamos a casa con el tiempo justo o para llevar de tupper al trabajo. De un día para el otro no está nada mal.

INGREDIENTES

  • Dos vasos llenos de couscous
  • Dos vasos llenos de agua con un poco de sal
  • Aceite de oliva virgen
  • Un calabacín
  • Una berenjena
  • Un pimiento rojo
  • Una cebolla
  • Dos dientes de ajo
  • Dos pechugas de pollo
  • Seis jamoncitos de ala de pollo
  • Sal, pimienta y comino molido.

Lo primero que tenemos que hacer es trocear todas la verduras en daditos, la berenjena la pelamos y la dejamos antes cortada en rodajas y con un poco de sal para que sude.

En una sartén con un poco de aceite freimos la cebolla, a los tres minutos añadimos los ajos picados y el pimiento, después la berenjena secada y cortada en daditos, y por fin el calabacín.

Lo dejamos pochar un buen rato hasta que toda la verdura esté hecha y lo reservamos.

Hervimos el agua con un poco de sal, ponemos el couscous en un bol y echamos el agua encima para que se hidrate.

Entretanto, cortamos las pechugas en trozos de la medida de un pulgar, sazonamos con sal, pimienta, y un poco de comino en polvo, salteamos los trozos y los jamoncitos en un poco de aceite.

En unos 5 minutos, cuando el couscous esté hidratado, le echamos un chorrito de aceite y lo revolvemos bien para que se suelten los granos, añadimos las verduras con el líquido que hayan soltado, y el pollo, también con su juguito.

  1. Podemos preparar la verdura el día antes, y en el momento de preparación saltear el pollo y unir todos los ingredientes
  2. La verdura que utilicemos puede variar dependiendo de la temporada y de lo que nos guste o nos apetezca. Es un plato ideal para aprovechar los restos de verdura que nos quedan en la nevera.
  3. Lleva gluten.
Anuncios

Risotto de gorgonzola y peras

 

Hace tiempo descubrí en un restaurante un plato de pasta que desde entonces es uno de mis favoritos, fazzoletti ripieno de pera con salsa de gorgonzola y nueces, entonces cuando por fin me he decidido a hacer un rissotto, (por primera vez) y buscando distintas recetas tropecé con ésta del blog No se le puede llamar cocina, y naturalmente, tenía que probarla.

La verdad es que es la primera vez que preparo un rissotto y nos ha encantado, el arroz nos gusta mucho, pero siempre lo hemos preparado de las otras miles de formas que hay, ahora tengo una forma más de hacerlo y he de decir que la repetiremos a menudo.

INGREDIENTES

  • 300 grs de arroz tipo bomba
  • 100 grs de gorgonzola dolce
  • 60 grs de mascarpone
  • 1 cebolla grande
  • 1/2 vaso de vino de vino blanco
  • 40 grs de parmesano rallado
  • 2 peras conference
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 cucharadita de aceite
  • 4 nueces
  • 1 litro de caldo vegetal (yo lo he utilizado de pastillas)

Cortar la cebolla en trozos pequeños.

Pelar las peras y córtalas en daditos.

En un cazo, poner a calentar el caldo vegetal.

Calentar la mantequilla junto con el aceite en una sartén honda o una cacerola, con el fuego suave echar la cebolla y sofreír hasta que transparente, echar las peras y saltarlas un minuto, echar el arroz y revólver con una cuchara de madera durante 3-4 minutos para que se empape bien del sabor.

Echar el vino y remover hasta que se evapore.

Echar un cucharón de caldo muy caliente sobre el arroz y remover hasta que se haya absorbido, entonces echar otro cucharón, seguir así hasta que se haya consumido todo el caldo o el arroz esté al dente (18minutos) echar el queso gorgonzola cortado en dados y seguir removiendo hasta que se haya derretido por completo, retirar del fuego, echar el mascarpone y el parmesano, mezclar bien, probar para ver si hay que rectificar de sal o pimienta, dejar reposar unos 5 minutos.

Al servir se pueden añadir unas nueces peladas como decoración.

  1. La gracia del rissotto es que el arroz suelte su almidón lentamente, así conseguimos esa textura cremosa.
  2. Al poner mascarpone al final no necesitamos poner la mantequilla que se suele echar al mezclar el parmesano.
  3. Sin gluten.