Polo de fresa y plátano

Hace tanto tiempo que no participo en un reto, que cuando vi el que proponía Memories d'una Cuinera decidí que ya tocaba, además un polo es lo que más apetece en esta época y es tan fácil de hacer que no tenía excusa.

A mi los que más me gustan de toda la vida son los sorbetes de frutas, podriamos hacerlo de cualquier fruta, pero la combinación de fresa y plátano se me hace irresistible.

INGREDIENTES

  • 2 plátanos grandes (o tres pequeños) maduros
  • 300 gramos de fresones maduros
  • 1 cucharada de azúcar
  • Un chorrito de zumo de limón
  • 2 cucharadas de azúcar invertido (opcional)

Primero pelamos los plátanos, los cortamos en rodajas y los ponemos en un bote hermético en el congelador un par o tres de horas (por lo menos). Lavamos y troceamos los fresones, los cortamos a trozos y los dejamos macerar en la nevera con una cucharada de azúcar y un chorrito de zumo de limón.

Preparamos unos recipientes (vasitos) donde congelar los polos.

Cuando el plátano ya está congelado, reservamos 4 rodajas y el resto lo ponemos en la picadora junto a los fresones y los picamos juntos hasta que estén cremosos, añadimos el azúcar invertido y los volvemos a mezclar, repartimos la mezcla en los vasitos, clavamos un palo de polo en cada una de las rodajas reservadas y los clavamos sobre cada vasito, los ponemos en el congelador y en un par de horas ya estarán listos para desmoldar y disfrutar.

  1. Si no tenéis unos recipientes especiales para polos, podéis hacer como yo, utilizar unos vasitos desechables de café, y unas pajitas de sorber cortadas por la mitad como palo, aunque no son demasiado cómodas, les falta rigidez, y aunque al atravesar el plátano ya quedan selladas y no puede escurrirse el helado por el interior, no siempre utilizamos plátano, o sea que me voy a agenciar otros palitos más prácticos.
  2. Siempre suelo tener azúcar invertido en la nevera, lo preparo según la receta que os dejo enlazada, de las Recetas de tía Alia, es muy fácil de preparar y tiene muchos usos, aunque para los helados es casi imprescindible.
  3. Las cantidades son aproximadas, el gusto de cada uno es el que manda, sobretodo la cantidad de azúcar que dependerá del dulzor de la fruta, lo mejor es probar la mezcla antes de echar nada de azúcar y ajustar este al dulzor que queramos. De echo, podemos incluso prescindir totalmente de él, si la fruta es suficientemente madura y dulce.
  4. Congelo el plátano antes de preparar el polo, eso lo hago porque así tiene la consistencia que busco, y además, si no queréis preparar un polo y preferís un helado, sólo tenéis que tener los plátanos en el congelador y la mezcla ya estará tan fría que lo podréis servir directamente, sin necesidad de volver a congelar, eso permite improvisar de vez en cuando.
  5. Me gusta poner la rodaja de plátano por varias razones, la primera es estética, el polo es del color de los fresones y así podemos ver que también lleva plátano, otra razón es para evitar estos incómodos churretones resbalando por el palo si no comemos los polos demasiado deprisa.
  6. Esta receta no lleva ni gluten, ni lactosa.

 

 

 

 

Flam de mel i mató

El repte d'aquest mes de Memories d'una Cuinera ens proposa fer un flam, vet aquí una recepta que admet mil i una variacions.

A uns els agrada el flam tal cual, d'ou o de vainilla, a d'altres amb coco, o tambè un púding, que ve a ser una mena de flam. A mi el que m'agrada més és el de mató, i avui he fet un flam de mató amb mel a veure que sortia, i està molt bo, es nota el gust de la mel.

El millor de tot és que quan faig flam utilitzo el microones, és molt còmode i no pateixo per que m'hi entri aigua.

He utilitzat uns motllos petits de colors de l'IKEA, així m'han sortit 4 flams, però és pot utilitzar qualsevol recipient que no sigui metàlic, fins i tot gots, al fer-los al microones no s'arriben a escalfar massa.

INGREDIENTS

  • 2 ous L
  • 100 ml. de llet
  • 90 grs de sucre
  • Una cullerada de mel espessa.
  • 150 grs de mato de llet vaca

Preparem un caramel amb 40 grs de sucre, i en posem una mica al fons de cada motlle.

Batem els ous amb 50 grs de sucre, fins aconseguir una crema pàlida i esponjosa, afegir la mel i el mató i barrejem bé, fins que no quedin grumolls.

Repartim la barreja entre els motllos preparats i els posem al plat del microones, encenem el forn al 50% de potencia durant uns 15-20 minuts, el temps depèn de la potencia del nostre microones.

El podem guardar a la nevera tapats amb paper film.

  1. Els he servit amb unes atmelles laminades torrades.
  2. He fet molt poca quantitat, si en voleu fer més, només cal multiplicar les quantitats proporcionalment, en canvi el temps de cocció no és proporcional, el millor, tant si fem més quantitat com si utilitzem motllos més grans és anar mirant amb una agulla i si cal, coure una mica més, augmentant el temps poc a poc.
  3. El més important d'aquest postre és que tant la mel com el mató siguin de bona qualitat. El mató el compro a una botiga de dietètica i productes naturals que hi ha a prop de casa i en porten de diversos tipus de llet (a mi nomès m'agrada el de vaca), i la mel la compro per Sant Ponç a les parades que es posen al carrer Hospital de Barcelona cada any, en compro per tot l'any.
  4. El flam és un postre que no porta gens de gluten.

Aquesta recepta l'he escrit en català, la veritat és que no me'n he adonat fins que ja en portava més de la meitat, i ho reconec, quina mandra, he decidit deixar-la, tot i que normalment escric el bloc en castellà, com que avui en dia existeix el Google translator no crec que ningú hagi de tenir cap problema.

He escrito esta receta en catalán, si tenéis alguna pregunta estaré encantada de contestarla.

 

 

Berenjenas a la parmesana

Este mes el blog Memories d'una Cuinera nos propone que hagamos una receta de fiambrera. Como prácticamente todos los días me llevo mi tupper al trabajo lo complicado ha sido escoger una.

Lo más corriente es una ensalada completa, de pasta, arroz, legumbres o cuscús, con verduras y algo de proteína, por ejemplo pollo o atún, pero para esta ocasión he decidido poner lo que me llevo hoy al trabajo.

En mi trabajo tenemos un microondas y esto abre bastante el abanico de posibilidades, como me parece que en la mayoría de centros pasa lo mismo y nos vamos acercando a la época invernal he preparado un plato que, aunque se puede tomar frío está mejor si lo calentamos un poco.

La cantidad que he puesto es para dos raciones completas ya que prefiero llevar un sólo plato al trabajo y la verdad, prefiero variar un poco y con un par de días a la semana que repita menú ya vale.

INGREDIENTES

  • 1 berenjena
  • 1 lata de 400 grs de tomate triturado
  • 1 cebolla más bien pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 80 grs de queso parmesano rallado
  • 1 bola de mozarella
  • Dos o tres hojas de albahaca
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Azúcar

Cortar la berenjena en rodajas, salarla y ponerla a escurrir al menos media hora para que pierda el amargor.

Mientras preparar una salsa de tomate con la cebolla y el ajo bien picados y el tomate sazonado con azúcar y sal.

Precalentar el horno a 180 grados

Enjuagar y secar la berenjena, ponerla en una bandeja de horno con un poco de aceite y dejarla cocer en el horno una media hora.

En un recipiente hondo que pueda ir al horno pondremos una capa fina de tomate, encima una de berenjena y por encima espolvoreamos con abundante parmesano, seguimos con otra capa de tomate y así hasta acabar la berenjena, espolvoreamos con parmesano y la mozarella cortada a rodajas.

Introducimos en el horno de nuevo un cuarto de hora o 20 minutos.

  1. A mi me gusta más bien corta de tomate, pero si lo preferís hacer más cantidad y ala, al gusto.
  2. La berenjena la corto en rodajas bastante delgadas, también es cuestión de gustos.
  3. Si lo vamos a comer frío, si es preferible poner uno o más de tomate y acabar con una capa de tomate y otra de parmesano, sin mozarella.
  4. Es bastante calórico.
  5. Este plato no lleva gluten, es apto para celíacos.

 

 

 

 

Galette bretonne salada pero dulce

He hecho esta receta para Memories d'una Cuinera que este mes nos ha propuesto que hagamos unas crepes, a mi la que más me gusta la de fresas con plátano, y como es tan sencilla he pensado hacerla con un toque bretón. He hecho una galette, que es una crepe hecha con trigo sarraceno, que en realidad no es trigo, sino alforfón, y tiene la peculiaridad de no llevar gluten. Las galettes son típicas de la Bretaña francesa.

Se suele utilizar para hacer crepes saladas, pero también está estupenda con rellenos dulces como el que os propongo.

INGREDIENTES

Masa de la galette

  • 300 grs de harina de trigo sarraceno
  • 1 huevo
  • 1/2 litro de agua
  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharadita de sal

Para rellenar

Se ponen todos los ingredientes de las galettes en el vaso de la batidora y se mezclan bien, se puede usar la batidora de brazo, más fácil imposible,se deja reposar al menos una hora en la nevera.

Hacemos las galettes utilizando una crepera o como es mi caso una sartén plana untada con mantequilla, hemos de untar la sartén cada vez que la utilizamos, cuando ya están hechas antes de sacarlas de la sartén esparcimos mermelada de fresones por encima, ponemos un plátano en un lado y enrollamos la galette.

  1. La principal razón para proponer esta receta es que quería poner una crepe para celiacos, la galette propuesta se puede utilizar con cualquier relleno dulce o salado.
  2. Lo dicho, no llevan gluten. Pero hay que vigilar con la contaminación cruzada, yo he comprado la harina de sarraceno en una tienda donde tienen los sacos abiertos junto con los de otras harinas y se ha podido contaminar, pero seguro que se puede conseguir harina envasada, aquí tenemos la receta para entonces.

 

 

Trufas

El reto de este mes en Memories d'una Cuinera son los bombones, quizás no hubiera hecho nunca si no fuera por esta ocasión.

Montse es una muy buena amiga que hace una trufas que le salen de vicio, a mi marido le encantan y se las voy racionando porque sino acabaría con ellas en un suspiro, le pedí su receta y ella muy generosamente me la ha dado.

Allá va:

INGREDIENTES

  • 1 tableta de chocaolate valor de 300 grs
  • 2 tabletas de chocolate de postres Nestlé (2 x 250 grs)
  • 200 ml de crema de leche 15%”
  • 4 melindros
  • Medio vasito de vino de licor al gusto ( puede ser kirsch, cointreau, etc…)
  • Cacao en polvo para rebozar.

Fundir los chocolates al baño María, añadir la crema de leche y revólver bien, añadir los melindros muy desmenuzados (los podemos deshacer frotando entre los dedos), añadir el licor y mezclar bien.

Dejar reposar en la nevera hasta que este muy compacto, mejor toda la noche.

Sacar de la nevera y con una cucharita sacar bolitas a las que daremos forma de bolas un poco irregulares con las manos. Rebozarlas en el cacao y guardar refrigeradas.

  1. Yo he usado amaretto
  2. Se puede hacer sin los melindros, así no llevarán gluten.