Polo de fresa y plátano

Hace tanto tiempo que no participo en un reto, que cuando vi el que proponía Memories d'una Cuinera decidí que ya tocaba, además un polo es lo que más apetece en esta época y es tan fácil de hacer que no tenía excusa.

A mi los que más me gustan de toda la vida son los sorbetes de frutas, podriamos hacerlo de cualquier fruta, pero la combinación de fresa y plátano se me hace irresistible.

INGREDIENTES

  • 2 plátanos grandes (o tres pequeños) maduros
  • 300 gramos de fresones maduros
  • 1 cucharada de azúcar
  • Un chorrito de zumo de limón
  • 2 cucharadas de azúcar invertido (opcional)

Primero pelamos los plátanos, los cortamos en rodajas y los ponemos en un bote hermético en el congelador un par o tres de horas (por lo menos). Lavamos y troceamos los fresones, los cortamos a trozos y los dejamos macerar en la nevera con una cucharada de azúcar y un chorrito de zumo de limón.

Preparamos unos recipientes (vasitos) donde congelar los polos.

Cuando el plátano ya está congelado, reservamos 4 rodajas y el resto lo ponemos en la picadora junto a los fresones y los picamos juntos hasta que estén cremosos, añadimos el azúcar invertido y los volvemos a mezclar, repartimos la mezcla en los vasitos, clavamos un palo de polo en cada una de las rodajas reservadas y los clavamos sobre cada vasito, los ponemos en el congelador y en un par de horas ya estarán listos para desmoldar y disfrutar.

  1. Si no tenéis unos recipientes especiales para polos, podéis hacer como yo, utilizar unos vasitos desechables de café, y unas pajitas de sorber cortadas por la mitad como palo, aunque no son demasiado cómodas, les falta rigidez, y aunque al atravesar el plátano ya quedan selladas y no puede escurrirse el helado por el interior, no siempre utilizamos plátano, o sea que me voy a agenciar otros palitos más prácticos.
  2. Siempre suelo tener azúcar invertido en la nevera, lo preparo según la receta que os dejo enlazada, de las Recetas de tía Alia, es muy fácil de preparar y tiene muchos usos, aunque para los helados es casi imprescindible.
  3. Las cantidades son aproximadas, el gusto de cada uno es el que manda, sobretodo la cantidad de azúcar que dependerá del dulzor de la fruta, lo mejor es probar la mezcla antes de echar nada de azúcar y ajustar este al dulzor que queramos. De echo, podemos incluso prescindir totalmente de él, si la fruta es suficientemente madura y dulce.
  4. Congelo el plátano antes de preparar el polo, eso lo hago porque así tiene la consistencia que busco, y además, si no queréis preparar un polo y preferís un helado, sólo tenéis que tener los plátanos en el congelador y la mezcla ya estará tan fría que lo podréis servir directamente, sin necesidad de volver a congelar, eso permite improvisar de vez en cuando.
  5. Me gusta poner la rodaja de plátano por varias razones, la primera es estética, el polo es del color de los fresones y así podemos ver que también lleva plátano, otra razón es para evitar estos incómodos churretones resbalando por el palo si no comemos los polos demasiado deprisa.
  6. Esta receta no lleva ni gluten, ni lactosa.

 

 

 

 

Enrollados de castañas y chocolate

Este mes el Reto de Tia Alia nos lo ha puesto difícil, me he decidido por el reto dulce porque no he hecho nunca una receta así, con castañas, y es una buena excusa para probarlo.

La verdad es que a pesar de lo mucho que me gustan las castañas calentitas, no me ha encantado el sabor de la crema de castañas y chocolate, creo que tenía que haber puesto mucha más cantidad de azúcar.

He hecho alguna variación en el modo de prepararlo, en lugar de utilizar bizcochos de soletilla he preferido hacer un brazo de gitano y servirlo en rodajas, esto me ha gustado porque permite una buena presentación y queda muy bien, quería añadir un poco de nata para acabar el plato pero las prisas…

También quería hacer la prueba por si utilizaba la mezcla para hacer el tronco de Navidad de este año, pero como ya os he comentado, no me ha gustado demasiado y no lo voy a repetir. Habrá que buscar nuevas ideas.

INGREDIENTES

Para la masa del brazo de gitano:

  • 6 huevos
  • 100 grs de azúcar
  • 100 grs de harina
  • 1 cucharadita de levadura royal
  • Una pizca de sal

Crema de castañas:

  • 1 kg de castañas
  • 1/2 litro de leche semidesnatada
  • 125 grs de chocolate de cobertura
  • 60 grs de azúcar

Precalentar el horno a 180 grados y forrar una bandeja de horno con papel de hornear untado con mantequilla o aceite.

Batir con el robot los huevos con el azúcar y la sal hasta conseguir una mezcla pálida y esponjosa, añadir la harina y mezclar con cuidado.

Extender la masa sobre la bandeja y hornear durante 10 minutos.

Cuando esté horneado sacar y poner un paño de cocina muy limpio sobre la bandeja, volcarla sobre la encimera y retirar el papel sin esperar a que se enfríe, enrollar la masa junto con el paño y dejarla atemperar enrollada.

Poner a hervir las castañas con agua durante unos tres cuartos de hora o hasta que estén bien cocidas, escurrirlas y pelarlas, pasarlas por el pasapurés. (Después os cuento cómo lo hice)

Poner a hervir la leche con el azúcar, mezclar con el puré de castañas (en mi caso con las castañas a trozos, pero ya os cuento la odisea) y volver a poner al fuego sin dejar de remover hasta que espese.

Añadir el chocolate rallado y seguir mezclando hasta que se derrita.

Desenrollar el brazo de gitano y cubrir toda la superficie con la crema de castañas y chocolate, enrollar el brazo de gitano con la ayuda del paño, retirar el paño y cubrir el rollo con papel film. Dejar reposar en la nevera durante unas horas.

Una media hora antes de servirlo, lo sacamos de la nevera y sacamos el papel film, cortamos los dos extremos y lo podemos cubrir con chocolate derretido, crema, crema de castañas, nata, azúcar glass….

Cortamos las rodajas no muy gruesas, quedan bastante consistentes, no hay peligro que se deshagan.

  1. Pasar las castañas por el pasapurés ha sido muy trabajoso, se habían enfriado, o sino, ya me contaréis como las pelo. Por eso me decidí a mezclarlas con la leche caliente y pasarlas varias veces por el pasapurés hasta que conseguí la textura que quería.
  2. No lo cubrí ni adorné especialmente, al probar la crema me di cuenta que no me volvía loca y me vine un poco abajo.
  3. La receta pide que se moje el bizcocho con ron, no se lo puse, quería poder servirlo a los niños de casa.
  4. Bueno, parece que el resultado ha sido una birria, pero no ha sido así, es una cuestión de gustos, a mi no me va demasiado, pero me la he comido muy a gusto, es una muy buena receta que seguro que tiene sus fans.

 

Almendrados

Este mes no me he podido resistir al Reto dulce de Tía Alia que son unas pastas de almendras, o los almendrados de toda la vida, adema Tia Alia lo explica perfectamente, y como siempre me gusta tener galletas sin gluten a mano no lo dudé ni un segundo.

POR CIERTO, APROVECHO PARA RECORDAROS QUE TENÉIS HASTA EL DÍA 3 DE OCTUBRE PARA PARTICIPAR EN EL SORTEO QUE HE HECHO PARA CELEBRAR MI PRIMER CUMPLEBLOG.

Las cantidades son muy fáciles, la misma cantidad de almendras que de azúcar, y las yemas necesarias para conseguir una pasta espesa, pero lo suficientemente blanda para ponerla en una manga pastelera.

INGREDIENTES

  • 125 grs de almendra molida
  • 125 grs de azúcar blanco
  • 5 yemas de huevo
  • Almendras enteras peladas para decorar.(opcional)

Precalentar el horno a 190 con calor arriba y abajo.

Moler en el robot la almendra molida con el azúcar, se ha de moler varias veces, recogiendo y mezclando cada vez hasta que empiecea a apelmazarse. Añadir las yemas de huevo, una a una hasta conseguir la consistencia deseada.

Colocar la masa en una manga pastelera con una boquilla ancha e ir haciendo montoncitos sobre una bandeja forrada con papel de horno. Colocar una almendra sobre cada uno. Se pueden pintar con un poco de yema batida, pero yo no he hecho.

Hornear unos 10 minutos o hasta que empiecen a dorarse.

  1. Tanto si utilizamos almendras enteras y las molemos, como si compramos las almendras ya molidas, es muy importante saber que si las guardamos mucho tiempo en casa enseguida cogen un sabor a rancio, por eso siempre es preferible comprar la medida justa y usarla al poco tiempo, yo compré almendra molida y la he usado para estos almendrados y para la tarta de Santiago.
  2. Se conservan varios días en un bote hermético en el frigorífico.
  3. No llevan gluten, ni lactosa.

 

Fricandó

Este mes el reto salado de Las recetas de Tia Alia nos propone preparar un fricandó, con la de veces que lo suelo preparar y nunca lo había colgado en el blog.

El mejor fricandó de la familia lo prepara mi hermana, pero a mi tampoco me sale mal, lo preparo muy parecido al de Tia Alia, aunque le añado moixernons. Mi abuela siempre lo preparaba en la olla a presión pero a mi me da miedo que se me pegue y prefiero preparalo en una sartén muy grande y honda que tengo y que se puede tapar, así lo controlo mejor.

INGREDIENTES

  • 25 grs moixernons
  • 1/2 kg de carne de ternera cortada en filetes finos, la parte que prefiero es la del jarrete, o pedir consejo al carnicero.
  • 1 cebolla grande
  • 1 diente de ajo
  • 200 grs de tomate triturado (puede ser de lata)
  • 1/4 l de caldo de carne
  • Harina para rebozar (utilizo de maíz, sin gluten)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Ponemos los moixernons a remojas un par de horas antes.

Salpimentamos la carne, la enharinamos y la freímos en aceite, la retiramos y en el mismo aceite freímos la cebolla picada, cuando está transparente añadimos el ajo muy picado y al cabo de unos segundos el tomate, sazonamos ligeramente y dejamos reducir unos minutos. Cuando el sofrito está listo volvemos a poner la carne en la cazuela y la regamos con el caldo caliente hasta que quede cubierto, dejamos cocer tapado a fuego lento unos 15 minutos.

Vamos sacudiendo la cazuela a menudo para que no se pegue, retiramos la carne de nuevo y trituramos la salsa, volvemos a poner la carne y añadimos los moixernons escurridos y enjuagados,

Lo dejamos cocer tapado diez minutos y diez más destapado.

 
  1. El mejor caldo es el de cocido, aunque se puede aprovechar el que tengamos por casa o utilizar alguna pastilla.
  2. El fricandó está mejor de un día para el otro.
  3. Hemos utilizado harina de maíz, así que es apto para celíacos.

 

 

 

Manzanas especiadas

Este mes el reto dulce que nos propone Carmen, de Las recetas de tía Alia son unos buñuelos de manzana, del modo que los he preparado es una receta más adecuada para temperaturas más frías, y el sabor de las especias los hacen idóneos para la Navidad. He recordado el vino especiado que tomamos en las ferias de Navidad alemanas y he querido experimentar con él, su sabor combina muy bien con las manzanas.

 

INGREDIENTES

  • 4 manzanas golden
  • 3 vasos de vino dulce
  • La piel de un limón (sólo la parte amarilla)
  • La piel de una naranja (solo la parte naranja)
  • 8 semillas de cardamomo
  • Una cucharadita de jengibre en polvo
  • 5 estrellas de anís estrellado
  • Dos ramas de canela
  • 350 grs de harina
  • 100 grs de azúcar
  • Una pizca de sal
  • Aceite de girasol para freir
  • Azúcar glass para espolvorear

Preparar un vino especiado hirviendo el vino dulce con las especias y las pieles de limón y naranja unos diez minutos y lo dejamos enfriar.

Descorazonar y cortar las manzanas en rodajas y dejarlas macerar en el vino especiado sin quitar las especias durante una hora por lo menos.

Escurrir las rodajas y filtrar el vino.

Preparar una masa con la harina, la pizca de sal, el azúcar y la cantidad necesaria del vino con que hemos macerado las manzanas, rebozar las rodajas con ella y freírlas en abundante aceite.

Escurrirlas bien sobre un papel absorbente y espolvorearlas con azúcar glass.

  1. Se pueden servir acompañadas de unas natillas.
  2. Prefiero freírlas con aceite de girasol, creo que el aceite de oliva tiene un sabor demasiado fuerte.
  3. Llevan gluten.

 

Muselina de fresas

El reto de Tia Alia de este mes nos trae dos recetas como siempre, y si el mes pasado me decanté por la salada este mes lo he hecho por la dulce.

Es un receta súper sencilla hecha con mi ingrediente preferido (las fresas) y la verdad es que apenas he hecho variaciones a la receta original.

INGREDIENTES

  • 300 grs de fresones más unos más para decorar.
  • 150 grs de azúcar
  • 50 ml de agua
  • 400 ml de crema de leche 33%MG

Calentar el azúcar con el agua has ta obtener un almíbar, dejar templar.

Montar la nata.

Triturar los fresones en el vaso de la batidora, añadir el almíbar y pasarlo todo por un colador bastante fino.

Añadir los fresones triturados a la nata en varias veces mezclando con cuidado para que quede bien incorporado.

Echar en unos moldes, yo he utilizado unas tacitas de plástico desechables donde se pueden servir directamente.

Poner en el congelador hasta que lo vayamos a servir, es mejor sacarlo una media hora antes para que no esté tan duro, colocar un fresón o medio encima y servir.

  1. Yo he dejado macerar los fresones con los que he decorado las tacitas partidos por la mitad con un poco de azúcar y limón.
  2. No lleva gluten.