Patatas bravas

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de julio nos invita a preparar un clásico de la cocina española:
Patatas a la brava
Esta es la primera vez que participo en el reto mensual de The Whole Kitchen, este mes la receta que han propuesto para el círculo salado son unas patatas bravas, y no hay que decirlo, no me he resistido ni un poco a prepararlas, y como no, a degustarlas con una clara de limón, que con el calor que hace es como más apetecen.

He encontrado en mi verdulería casualmente, unas patatas pequeñas y estupendas para esta ocasión, yo las suelo utilizar para preparar papas arrugás, y he pensado que también servirían para preparar las bravas, las he frito con piel porque me gustan así, con la piel crujientita.

INGREDIENTES

  • Diez patatas mini o un par de patatas grandes.
  • Sal
  • Abundante aceite para freír

Para la salsa all i oli

  • Un huevo fresco entero
  • Dos dientes de ajo
  • Un vaso de aceite de oliva virgen
  • Sal

Para la salsa roja

  • 2 cucharadas de aceite picante
  • 1/2 cucharadita de pimentón de la Vera

Lavamos bien las patatas frotándolas con un cepillo, las freímos sin pelar en aceite con calor medio, que se pochen lentamente, cuando empiecen a estar blandas las retiramos y las reservamos.

Preparamos el all i oli poniendo todos los ingredientes en el vaso de la batidora y batiendo de abajo a arriba, no hace falta que quede demasiado espeso.

Mezclamos el aceite picante con el pimentón y reservamos.

Partimos las patatas en gajos y las freímos de nuevo en el aceite muy caliente, cuando estén doradas las retiramos y escurrimos sobre un papel de cocina.

Las ponemos en un plato con el all i oli por encima y lo regamos todo con la salsa de aceite picante.

Ñam, ñam!

  1. El aceite que he usado es el que sale en la foto, hace años que lo tengo, lleva pimienta de varias clases, tomillo y un montón de bichos picantes (chiles), cuando lo he vaciado un poco lo vuelvo a rellenar y la verdad es que se conserva estupendamente, tenía miedo de que con el tiempo se pusiera rancio, pero como le doy bastante caña aguanta bien.
  2. Las patatas las he frito dos veces, la primera es para pocharlas y la segunda, con el aceite mucho más caliente consigue que queden crujientes, además esto te permite tenerlas a medio preparar y acabarlas rápidamente al momento de servirlas, así están recién hechas.
  3. No llevan nada de gluten. Esta receta lleva huevo, por tanto no es vegana, pero el all i oli se puede hacer sin huevo (el auténtico no lo lleva).

Salidou

Aviso para navegantes, todos aquellos que estais en plena operacion biquini u os sobran algunos kilillos no continueis leyendo, la tentación es demasiado irresistible.

Y ahora, tras el aviso, si todavia queda alguien, empiezo.

Recordáis aquellos caramelos de la viuda Solano, ese capricho que nos daban cuando éramos pequeñas y que se pegaba a los dientes, los llamábamos caramelos de café con leche, ahora ya los llamariamos por su nombre, toffes. Pues he visto en varias recetas que a veces utilizaban algo muy parecido que llamaban crème de caramel au beurre salé, que pinta tenía, menos mal que siempre lo veía en la web porque sino….y me decidí a investigar que era eso que tanto prometía, y vaya si lo encontré, y es una pasada, pararme por favor que ya le estoy metiendo demasiada presión a mis pantalones, pero es que es una delicia.

La crème de caramel au beurre salé es una crema que se encuentra en casi todas la tiendas de la Bretaña, recuerda mucho al dulce de leche argentino pero no es lo mismo, se puede utilizar en multitud de recetas, como relleno o para cubrir dulces, tartas, cupcakes, galletas, crepes, o una simple tostada.

He investigado distintas recetas en la web y os voy a decir mis conclusiones, todas llevan los mismos ingredientes, sólo cambia la proporción y el modo de prepararlo, yo por fin me he decidido por la receta de Uliane de La Cuisine de Uliane, este blog me encanta, y ya he preparado algunas recetas y me salen bien, además la proporción que propone me parece de las más suaves y la verdad es que esta buenísima (me repito, ya lo se, pero es que no puedo parar).

Se elabora con una mantequilla con cristales de sal típica de esa región de Francia, pero yo he usado mantequilla sin sal y un poco de sal Maldon.

He hecho pequeñísimos cambios, pero en esencia es su receta, ahí os la dejo.

INGREDIENTES

  • 100 grs de azúcar moreno
  • 40 grs de mantequilla
  • 200 ml de crema de leche 33% MG
  • 1/4 de cucharadita de sal Maldon

Ponemos la crema de leche a calentar sin que llegue a hervir.

Cortamos la mantequilla en dados.

En un cazo un poco mayor de lo que parece que podamos necesitar calentamos el azúcar a fuego muuuuy lento, en cuanto vemos que ya se empieza a licuar lo revolvemos un poco para ayudar a que funda todo sin que se queme, cuando ya casi está, añadimos la mantequilla dado a dado, removiendo bien para que se funda y se integre. Cuando ya tenemos una crema homogénea añadimos la crema de leche caliente en tres veces, hará muchas burbujas y subirá bastante, remover enérgicamente hasta que baje. Dejaremos en el fuego removiendo constantemente unos cinco minutos para que espese un poco, aunque no espesará del todo hasta que se enfríe.

La volcamos en un bote con la ayuda de un colador por si ha quedado algo de azucar sin disolver y la podemos guardar tapada en la nevera hasta dos semanas.

  1. Según el uso que queramos darle se puede licuar si la calentamos, después al enfriar se volverá a espesar.
  2. Yo he usado azúcar moreno porque me gusta mucho, pero casi todas las recetas llevan azúcar blanco.
  3. Vigilar que no se queme el azúcar o quedará demasiado fuerte.
  4. No lleva gluten.

 

Lemon curd

Quién no conoce a alguien que tiene un limonero y de vez en cuando vuelves a casa llena de limones, y que podemos hacer con un montón de limones que además son frescos y aromáticos, acabados de recoger. Hay un montón de recetas que utilizan el limón, una de ellas es la que hoy os pongo.

El lemon curd es una crema inglesa de limón que podemos utilizar para múltiples recetas, tartas, galletas, para rellenar muffins o incluso como acompañamiento de platos. Tiene un sabor ácido y un textura cremosa, si os gustan los cítricos no dejéis de probarla.

INGREDIENTES

  • 3 limones ( solo necesitamos la piel de 1) a temperatura ambiente (o 200 ml de zumo de limón )
  • 60 grs de mantequilla
  • 3 huevos enteros
  • 1yema de huevo
  • 1 pizca de sal
  • 130 grs de azúcar.

Lavamos bien los limones, rallamos la piel de uno y exprimimos los tres.

Ponemos a calentar un cazo con agua para hacer la preparación al baño María.

En un bol que podamos utilizar para el baño María mezclamos los huevos y la yema con el azúcar, batimos con las varillas de mano, hasta que esté cremosa.

Añadimos el zumo de limón y la pizza a de sal y ponemos la mezcla al baño María a fuego suave, removiendo sin parar con una espátula o una cuchara de madera hasta que cuaje sin que llegue a hervir.

Cuando empiece a espesar lo retiramos del fuego, añadimos la mantequilla en dados y la ralladura de limón. Removemos hasta que se integre bien y dejamos atemperar.

La repartimos en botes de cristal y esperamos que se endurezca. La podemos guardar en la nevera.

  1. Suelo utilizar mucho la piel rallada de los limones para preparar magdalenas, por eso siempre tengo algunos limones sin piel en el frigorífico y este es uno de los muchos usos que les puedo dar.
  2. Podemos ponerla en una manga pastelera si tenemos que rellenar muffins o galletas.
  3. Esta receta no lleva gluten.
  4. He cambiado la receta, después de varias pruebas creo que ésta es mucho más saludable, lleva mucha menos mantequilla y es más ácida, como me gusta a mi. Era una cuestión de supervivencia, la uso muy a menudo y quería algo un poco más ligth.

 

 

 

All i oli

Esta salsa se puede preparar de dos maneras, la auténtica es con un mortero, con ajos, aceite y sal y venga majar y añadir un hilillo de aceite hasta que esté lista.

Yo no me veo capaz, siempre que lo he probado se me ha cortado, por tanto os voy a contar la otra receta que no es tan auténtica pero siempre sale.

INGREDIENTES

  • 2-3 dientes de ajo (depende lo fuerte que os guste)machacados
  • Sal
  • Un vaso de aceite de oliva virgen (si es muy ácido se cortará, es mejor usar uno de máximo 1 grado)
  • 1 huevo muy fresco

Introducir todos los ingredientes en el vaso de la batidora, meter la batidora apagada hasta el fondo, encenderla a la máxima potencia y mantenerla en el fondo un minuto e ir subiendo poco a poco, sosteniendo el vaso con la otra mano, cuando lleguéis arriba de todo ya estará hecho.

  1. Se puede guardar tapado un par de días en la nevera, pero vigilar porque lleva huevo crudo, si no está bien refrigerado es mejor usarlo en el día y desechar el sobrante, sobre todo en verano.
  2. Sirve de acompañamiento a un montón de platos de carne, también a la fideuá, a las patatas, al bacalao, y a todo lo que nos apetezca si nos gusta el ajo.
  3. Para evitar que el ajo repita se le puede sacar el germen del centro.
  4. No lleva nada de gluten, por tanto se permite en las dietas sin gluten, no diría lo mismo del resto de dietas.