Baked Alaska

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de junio nos invita a preparar Baked Alaska

Puedo afirmar que nunca, nunca hubiera preparado este postre si no hubiera sido por la propuesta de Whole Kitchen. Para empezar no soy una fan de los helados, (si me chiflan los sorbetes, pero no los mezclaría con bizcocho) y tampoco me gusta demasiado un postre que te obliga a levantarte de la mesa para acabarlo en el último momento, pero…la verdad es que ha sido un experimento que no me ha desagradado y que posiblemente repetiré probando otras variaciones de helado, y si, probaré con sorbete y frutas, esta vez no me atreví.

INGREDIENTES

Bizcocho

  • 4 huevos
  • 125 grs de azúcar
  • 125 grs de harina
  • 60 grs de mantequilla derretida

Merengue italiano

  • 300 grs de azúcar blanco
  • 6 claras de huevo
  • Unas gotas de zumo de limón
  • Una pizca de sal
  • Agua

Relleno

  • Una tarrina de helado de vainilla
  • Media tarrina de helado de chocolate.

Precalentamos el horno a 180 grados.

Preparamos el bizcocho montando los huevos con el azúcar hasta conseguir una crema pálida, con una espátula añadimos la harina tamizada en tres partes, procurando que no se baje la mezcla y por fin añadimos la mantequilla mezclando con cuidado.

Lo ponemos en un molde engrasado y enharinado (yo usé un bol metálico de los de IKEA) y lo introducimos en el horno unos 25 minutos o hasta que al pincharlo con una aguja ésta salga limpia.

Al sacarlo lo dejamos enfriar un poco y lo desmoldamos pero reservando el molde.

Cuando está totalmente frío cortamos con el cuchillo del pan una capa de unos 2 cm. de la base plana, la reservamos y volvemos a poner el bizcocho en el molde, con la ayuda de un cuchillo y una cuchara vaciamos la parte cóncava del bizcocho dejando un espesor de 1 cm. más que menos.

Sacamos el helado de vainilla del congelador un rato para poderlo manipular y cuando ya esta un poco blando lo vamos poniendo en el interior del bizcocho vaciado hasta unos 3 cm del borde.

Sacamos el helado de chocolate y lo cortamos en trozos de 3 cm que depositamos sobre el helado de vainilla hasta que quede al ras del bizcocho. Lo cubrimos con la base reservada.

Cubrimos con un plato y lo volcamos para desmoldarlo de nuevo. Lo introducimos en el congelador y enseguida que esté rígido lo cubrimos con papel film y lo dejamos en el congelador unas dos horas por lo menos.

Preparamos el merengue preparando un almíbar con el azúcar y un poco de agua hasta conseguir el punto de bola, montamos las claras con la sal y las gotas de limón y cuando estén casi a punto de nieve añadimos el almíbar caliente como un hilo sin dejar de batir y seguimos batiendo fuertemente unos minutos hasta que el merengue esté brillante y muy firme, al dar la vuelta al bol el merengue no debe caer.

Cuando vayamos a servir el postre calentamos el grill del horno mientras sacamos el bizcocho relleno del congelador, lo destapamos y lo cubrimos con el merengue procurando que no queden agujeros sin cubrir. Podemos ayudarnos de una manga pastelera.

Cuando el grill ya esté caliente ponemos el pastel a gratinar vigilándolo continuamente para que no se queme y ya lo podemos servir inmediatamente.

  1. He podido comprobar que el merengue sirve de aislante y el helado no se ha derretido nada. De hecho saqué un poco pronto el pastel para que el bizcocho no estuviera tan congelado y fue estupendo.
  2. Al gratinar el pastel es mejor al ponerlo en el horno que no lo pongamos demasiado arriba o se quemará enseguida por encima y los lados quedarán blancos, también podemos usar un soplete para gratinar.
  3. El bizcocho lleva gluten pero es un postre que se adapta perfectamente a hacerlo sin gluten.

Anuncios

9 pensamientos en “Baked Alaska

  1. Menos mal, menos mal, que este postre no era de tu agrado, que si no, no sé qué maravilla culinaria estaríamos viendo en estos momentos. Jamás lo he hecho, y como estoy a medio gas, no puedo comprometerme a hacerlo. Pero sin duda, una porción de tu Baked Alaska me recompondría los ánimos, que con este calor, andan de capa caída.

    Feliz finde.

  2. La verdad es que es un postre laborioso, pero el resultado a mi personalmente me ha gustado. Y no es por nada te ha quedado fenomenal, y tu familia se abra puesto las botas.
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s